Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No cumplir con la señalización o la distancia de seguridad y exceso de velocidad, hábitos de los conductores españoles

Saltarse los ceda el paso, no respetar la distancia de seguridad y el exceso de velocidad en, al menos, 20 kilómetros por hora, son los principales malos hábitos que reconocen más de la mitad de conductores españoles. Así se desprende de un estudio sobre las costumbres de los conductores del país, elaborado por la OCU.
El informe recoge, además, otras conductas inapropiadas como son las de comer o beber mientras se conduce, conducir muy cansado, no mirar por el retrovisor o adelantar por la derecha.
Como señala OCU no todos los excesos son igual de peligrosos. Así entre los más arriesgados está el de utilizar el móvil mientras se conduce, un comportamiento que, según apunta, aumenta en un 86 por ciento el riesgo de sufrir un accidente y que se da en mayor medida entre los conductores de menos de 34 años.
Uno de los datos positivos que sí que se pueden extraer de este estudio de OCU es el relacionado con la ingesta de alcohol como causante de accidentes. A diferencia de lo que ocurría hace una década cuando una cuarta parte de los conductores reconocía consumir alcohol y conducir, en la encuesta realizada por OCU esta cifra se ha reducido a la mitad, siendo un 12 por ciento de los entrevistados los que reconocen mantener tan negativa y peligrosa conducta.
Sin duda es en este ámbito en el que se puede apreciar una mayor concienciación por parte de los conductores españoles, siendo un 60 por ciento los entrevistados que se manifiestan a favor de incrementar las sanciones por conducir bajo los efectos del alcohol.
En este mismo sentido hasta un 55 por ciento de quienes participaron en la encuesta se mostraron partidarios de una mayor presencia de la policía y de la Guardia Civil, acompañando más campañas informativas (52%) con un mayor número de radares (41%), aunque en este último caso un 40 por ciento de los entrevistados critica su colocación con fines exclusivamente recaudatorios.
CINTURÓN Y CASCO, SÓLO PARA EVITAR SANCIONES
Finalmente, la OCU apunta que, de la encuesta se derivan dos resultados sorprendentes. El primero de ellos es que a pesar de que una gran parte de los conductores reconocen comportamientos censurables, en pocas ocasiones éstos tienen consecuencias prácticas pues solo un 16 por ciento de los encuestados ha perdido algún punto desde que se instauró el sistema hace ya una década.
En segundo lugar, cerca de un 20 por ciento de los conductores no cree que sea necesario llevar puesto el cinturón de seguridad, o el casco en el caso de los motoristas, reconociendo que si lo llevan es sólo para evitar posibles sanciones.