Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"No hay sensación de peligro en los colegios"

"Los padres están más preocupados ante la posibilidad de que los niños se vayan a escapar que ante otro tipo de amenazas", explica la responsable de una de las guarderías situada en el barrio de Las Tablas en Madrid. 
En este centro infantil, para recoger a los niños hay que estar autorizado por escrito por los padres y presentar el DNI. Sin esa autorización es imposible llevarse a un menor. En colegios públicos, los niños se pueden ir solos a partir de los 7 años.
Tanto en secundaria como en primaria, el conserje es quien lleva el control de entradas y salidas y permite el acceso. Cada centro dispone de un Reglamento Interno que estipula las condiciones de entrada y salida y las medidas de seguridad, según el sindicato mayoritario de profesores, ANPE.
Vigilancia ante robos o venta de droga
La vigilancia policial en los colegios españoles está enfocada a evitar robos o delincuencia a la salida de los colegios especialmente en barrios conflictivos. También para evitar la venta de droga a la salida de los centros de secundaria.
Este mes se ha presentado en Cádiz un informe de la Policía Local, dentro del Plan de Vigilancia y Prevención de Situación de Riesgos en el entorno escolar, que pone de manifiesto que la mayor parte de las denuncias en los últimos meses son por consumo y tenencia de sustancias estupefacientes. Según este informe, en lo que va de 2009 se han realizado un total de 17 denuncias por consumo y ocho denuncias por tenencia de sustancias en el entorno de centros educativos de Cádiz.
En el colegio Leopoldo Calvo Sotelo de Madrid, la directora María Cabeza, explica que la policía vigila la salida y la entrada de los niños "una vez al mes cuando en otros centros se vigila a diario". Este mujer mantiene que "hay sensación de seguridad" aunque el colegio que dirige no sea vigilado a diario porque no hay comisaría en el distrito donde se enclava.
María Cabeza explica que "los colegios de primaria y secundaria disponen de valla, portero y vídeo portero. Además, el conserje vigila exhaustivamente y controla quién entra en el colegio". Además, expone que "en estas ocasiones se crea una alarma social que no representa la situación real".
Policía Tutor
Una de las directoras consultadas relata que en España existe una figura que es de gran utilidad: el Policía Tutor. Cada colegio tiene una agente de estas características asignado para acudir al centro cuando hay una orden de alejamiento contra uno de los progenitores de algún niño si éste se presenta en el colegio o merodea por los alrededores.