Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocho sociedades científicas reiteran la seguridad de la vacuna del papiloma

Javier Cortes, coordinador nacional del documento de consenso sobre el Virus del Papiloma Humano, durante el acto en el que ocho sociedades científicas implicadas en la prevención y tratamiento de las enfermedades causadas por este virus han presentado un documento consensuado sobre la vacunación de papiloma humano. EFEtelecinco.es
Ocho sociedades científicas ha reiterado hoy la "seguridad" de la vacuna contra el virus del papiloma humano y han subrayado que ningún organismo sanitario ha encontrado una relación causal entre la inyección y los efectos adversos graves, incluidos los de Valencia.
Según estas sociedades, la vacuna está en la actualidad en fase cuatro por lo que su aplicación clínica y los efectos que produce son registrados por la OMS, la Agencia Europea del Medicamento y los Ministerios de Sanidad de los más de 100 países en los que se han suministrado más de 50 millones de dosis.
Los datos de estas instituciones sanitarias apoyan la "no relación" entre la vacuna y los efectos adversos, aunque el proceso de investigación epidemiológico "sigue abierto", ha manifestado Javier Cortés, coordinador del documento de consenso que las sociedades científicas han presentado hoy.
Los autores del documento han rechazado que éste tenga un carácter oportunista y han asegurado que se cerró en abril de 2008.
Ningún organismo sanitario nacional o internacional ha relacionado causalmente los efectos adversos graves con la vacuna, "incluidos los dos casos de Valencia", ha agregado Cortés, quien ha reconocido que desconocen el origen de las crisis convulsivas de las niñas de Valencia.
Las dos niñas permanecen ingresadas desde el pasado 4 y 5 de febrero a causa de las convulsiones que padecen después de que se vacunaran del virus del papiloma humano en el Hospital Clínico de Valencia.
Hasta allí se ha desplazado un grupo de expertos nombrado por el Ministerio de Sanidad que incorpora a especialistas en microbiología, neurología, pediatría e inmunología así como miembros de la Dirección General de Salud Pública para estudiar el caso.
En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Pediatría, Alfonso Delgado, ha asegurado que "está por ver" esa relación y ha subrayado que "hay que ser muy rigurosos" antes de establecer nexos.
Respecto al lote de la marca Gardasil con el que se vacunó a las niñas, y que se distribuyó en otros cinco países, Cortés ha asegurado que no presentaba problemas de seguridad y calidad.
Los expertos han mostrado también su preocupación porque el "ruido mediático" genere reticencias entre la población, aunque han reconocido que no han cuantificado si se han registrado una bajada en el número de niñas que se vacunan.
Sí ha reconocido el presidente de Semergen, Julio Zarco, que ha aumentado la "incertidumbre" y las preguntas que formulan las personas que van a vacunarse a los centros de salud.
La vacuna ha superado en su fase de ensayos los "dinteles más altos de seguridad" bajo criterios objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), han destacado.
Entre los efectos de las dos marcas de vacunas que se están comercializando figuran reacciones locales en el 10 por cien de los casos; fiebre, cefalea o cansancio a la semana de administrarse y "trastorno sincopal leve" en otros 10 o 15 por cien, todos ellos recogidos en la ficha técnica.
El documento de consenso recomienda la vacunación a las niñas de entre 11 y 14 años, por el máximo potencial preventivo que se logra a esa edad, y continuar con la inmunoterapia hasta los 26 años e incluso hasta los 45 "por los datos favorables de respuesta inmunitaria y eficacia".
Los expertos han reiterado que deben seguir los cribados citológicos porque la vacuna no cubre un 20 por cien de los virus que provocan el cáncer de cérvix y han señalado que cuando todas las niñas de entre 11 y 14 años estén inmunizadas se podrían plantear sustituir esa prueba por analizar si tienen o no VPH.
El documento de consenso está firmado por las sociedades de Dermatología y Venerología; Ginecología y Obstetricia, Patología Cervical y Colposcopia, Microbiología y Salud, la sociedad de Médicos Generales y de Médicos de Familia (Semg); la de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y la Asociación Española de Pediatría, además de la Asociación Española contra el Cáncer.