Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un submarino nuclear francés se incorpora a la búsqueda de las cajas negras

El submarino nuclear francés 'Emeraude' se incorpora a las labores de búsqueda de las cajas negras del avión siniestrado. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
El submarino nuclear francés 'Emeraude' se incorpora a las labores de búsqueda de las cajas negras del avión de Air France. Las autoridades brasileñas han iniciado la compleja labor de identificación de las primeras 16 víctimas del accidente del avión de Air France que cayó al Océano Atlántico. Mientras, la Marina de Brasil ha recuperado otros trece cadáveres del mar. Con éstos, se han rescatado 41 de las 228 víctimas que viajaban a bordo del Airbus. 
El portavoz del Estado Mayor del Ejército francés, Christophe Prazuck, ha explicado que el 'Emeraude' ha llegado a la zona en la que se han encontrado restos del avión siniestrado, y que inicialmente va a centrarse en un área de 20 millas náuticas cuadradas (unos 36 kilómetros cuadrados). Según el programa previsto, cada día realizará un barrido en una zona distinta para tratar de encontrar las cajas negras, que están concebidas para emitir señales durante un periodo de un mes que pueden ser detectadas a una distancia de un kilómetro.
La operación de búsqueda y rescate en mitad del Atlántico está concentrada a unos 440 kilómetros al noreste de Sao Pedro y Sao Paulo, unos peñascos deshabitados ubicados a 1.296 kilómetros de Recife y a 704 kilómetros de Fernando de Noronha, lo que hace más lento y difícil el traslado de cadáveres a tierra. Las causas del accidente y la búsqueda de la caja negra son de responsabilidad de las autoridades francesas, que han enviado a la zona el submarino Emerade.
Y mientras se llevan a cabo las operaciones de búsqueda y rescate, en tierra firme surge una duda. ¿Pudo haberse tratado de un atentado terrorista y no de un accidente? Por el momento, lo que se conoce es que en el avión se encontraban dos personas con nombres de terroristas islámicos, aunque podrían tratarse únicamente de homónimos. Además, nadie ha reivindicado los hechos. Pese a esto, Francia siempre ha mantenido como posible esta hipótesis.
Comienzan las identificaciones
En total, 16 cadáveres ya han sido trasladados a tierra para proceder a su identificación y otros 25 están camino del archipiélago Fernando de Noronha, según portavoces militares brasileños.  Los primeros cuerpos en llegar a tierra han sido analizados en un hangar del aeropuerto de Fernando de Noronha por ocho especialistas de la Policía Federal brasileña y de la Policía Civil del estado de Pernambuco.
Según fuentes oficiales, en Noronha se hace la "catalogación" de las ropas y de los objetos personales de cada víctima rescatada, se toman sus huellas digitales y se retirarán muestras de tejidos que puedan servir para eventuales comparaciones genéticas.
"El trabajo pericial en Fernando de Noronha es bastante demorado", explicó en la rueda de prensa el teniente coronel Ramón Borges Cardoso, director general del Departamento de Control del Espacio Aéreo de Brasil.
Una vez concluido ese trámite, los cadáveres serán trasladados a Recife en un avión Hércules C-130 de la Fuerza Aérea, lo que debe ocurrir previsiblemente mañana por la tarde, según el jefe militar.
 

Cambio de los sensores

La compañía Air France finalmente ha accedido a sustituir en unos días las sondas encargadas de medir la velocidad en sus aviones de los modelos A330 y A340. En un comunicado explica que ha "acelerado" su programa de sustitución de las sondas de velocidad, lanzado el pasado 27 de abril, después de haber constatado desde mayo de 2008 que algunas de las originales habían causado "incidentes de pérdidas de informaciones".

El BEA, organismo francés encargado de investigar el siniestro del A330 de Air France que el pasado día 1 se cayó en el Atlántico con 228 personas a bordo, ha dado cuenta de que hubo "una incoherencia de velocidades medidas" por dichas sondas, aunque ha insistido en que por el momento no se ha podido establecer un vínculo entre eso y las averías detectadas en diversos sistemas del avión. RSO