Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una abuela da a luz a su nieta como madre subrogada para ayudar a su hija

Una abuela da a luz a su nieta como madre subrogada para ayudar a su hijaThe Mirror

Kelley, de 32 años, había sufrido varios procesos de fertilización in vitro y tres abortos espontáneos que le habían impedido cumplir su deseo de ser madre. El tercer aborto fue tan devastador que no quería volver a pasar por lo mismo de nuevo. Kelley y su pareja, Aaron, necesitaban utilizar la gestación subrogada y la madre de Kelley, Tracey, de 55 años, se ofreció.

Madre e hija siempre habían estado muy cerca, con Kelley prefiriendo permanecer a su lado en lugar de salir con sus amigas. Tracey vio a su hija convertirse en una mujer joven maravillosa, y estaba muy feliz cuando encontró a Aaron, el amor de su vida, informa The Mirror.
La pareja se casó tres años después y Tracey estaba segura de que pronto sería abuela ya que Kelly no podía ocultar sus deseos de ser madre. Pero tras seis meses de intentos y pasar por varios test de fertilidad, la pareja descubrió que sus posibilidades de concebir de forma natural era del 1%.
"Mi corazón se rompió cuando vi a la pobre Kelley pasar por la fertilización in vitro y dos abortos involuntarios", dice Tracey. "Los médicos no podían entender lo que estaba sucediendo. Fue devastador cuando ella abortó por tercera vez, perdiendo a su bebé el día de Navidad de 2014 cuando tenía siete semanas", explica Tracey.
Kelley y Aaron volvieron al médico en enero de 2015 y Tracey les acompañó. “Le expliqué al médico que no podría soportar otro aborto. La idea de perder otro bebé era demasiado dolorosa para contemplarla, por lo que empezamos a hablar de otras opciones”, señala Kelly.
El médico mencionó la gestación subrogada e, inmediatamente, Tracey preguntó si ella sería una candidata apropiada. Nunca lo había pensado antes, pero de repente supo que era lo correcto. Su útero estaba intacto, por lo que el médico le dijo que era posible. Al volver a casa Tracey, Kelley, Aaron y el marido de Tracey, Ben, se sentaron a hablar.
"Estaba desesperada por ayudar y no tenía miedo de mi propia salud, solo quería mejorar las cosas para Kelley y Aaron", recuerda Tracey." Mis embarazos con Kelley y su hermano mayor Kyle, fueron fáciles, pero hubiera sido horrible para las esperanzas de Kelley y Aaron que yo perdiera al niño”.
Finalmente, la familia decidió seguir adelante con los test para ver si Tracey podría soportar un nuevo embarazo. Un mes después, tenían luz verde para seguir adelante ya que la menopausia no impide a una mujer convertirse en madre subrogada. El uso de un óvulo donado y la terapia hormonal permiten que una mujer en la menopausia pueda gestar un bebé.
"No podía creerlo cuando mamá se ofreció a ayudarnos. Por supuesto que fue una gran decisión, y estaba preocupada por su salud ", revela Kelley." Pero después de todas las pruebas, parecía que estaba en una gran posición para ser una sustituta para nosotros y fue  tan humilde que se ofreciera a darnos algo tan enorme”.
Tracey comenzó a tomar hormonas para preparar su cuerpo para un embrión que se implantó en marzo de 2015. Siete días después, con el corazón palpitante, se hizo una prueba de embarazo, que dio positivo.
Kelley y Aaron acompañaron a todas las citas a Tracey, y un mes después del embarazo, a Aaron se le ocurrió la idea de llamar al bebé Kelcey, ya fuera un niño o una niña, una mezcla de Kelley y Tracey.
Tracey tuvo náuseas y agotamiento durante el primer trimestre, pero en julio, cuando la familia anunció sus buenas nuevas a sus amigos, se sintió mejor.
"Todo el mundo fue tan solidario y sólo quería asegurarse de que estaba bien. En este punto en el embarazo, mi barriga comenzó a crecer", dice Tracey. "A mi edad, no esperas experimentar ese maravilloso resplandor de embarazo y de sentirte fértil. Era simplemente encantador y felizmente permitía que extraños tocaran mi barriga. Cuando sentí que Kelcey empezó a dar patadas a las 16 semanas, llamé inmediatamente a Kelley. Hablé con ella ocho o diez veces al día para mantenerla informada ", recuerda Tracey.
Kelley quería apoyar a su madre tanto como fuera posible. "Yo quería estar allí con mamá a cada paso del camino", dice. "Sí, de vez en cuando deseaba ser yo la que llevara a Kelcey, pero si no podía ser yo, entonces mamá era la mejor persona siguiente".
El 4 de enero de 2016, Tracey entró en el hospital y Kelcey nació por cesárea de emergencia dos días después. Inmediatamente, el bebé fue entregado a Kelley. Tracey recuerda la emoción de ver a su hija y su nieta juntas por primera vez.
"Cuando Kelcey estuvo limpia y piel sobre piel con Kelley, sentí una abrumadora sensación de alivio. Kelcey estaba sana y yo había hecho mi trabajo al traerla al mundo y dársela a Kelley", observa. Ahora Kelcey es un bebé sano de 19 meses de edad que ya sabe que creció en la barriga de su abuela.
Tracey asegura que no podría estar más orgullosa de haber llevado a su pequeña nieta, y Kelley revela que estará siempre en deuda de su madre. "Mamá y yo ya estábamos cerca, pero esto ciertamente ha dado a nuestro vínculo una nueva dimensión, y siempre le estaré agradecida".