Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se suicida en un calabozo tras ser detenido por quemar la casa de su mujer

Un hombre que ayer fue detenido como sospechoso de haber quemado la vivienda de su esposa en la localidad de Ruiseñada (Cantabria) se ha suicidado esta noche en los calabozos de San Vicente de la Barquera utilizando el elástico de una prenda de vestir, ha confirmado hoy a Efe la Delegación del Gobierno.
El hombre había sido arrestado como presunto autor de un delito de incendio, además de otro de atentado, ya que agredió con una pala a un guardia civil, y otro más de malos tratos, porque esa misma mañana había sido denunciado por su esposa por una agresión.
La investigación abierta por la Guardia Civil indica que el arrestado, un hombre de 59 años cuya identidad no se ha divulgado, estaba buscando a su esposa y habría prendido fuego a la casa pensando que estaba dentro. Sin embargo, la mujer no estaba allí.
Las fuentes consultadas por Efe aseguran que el arrestado fue llevado al Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander, para que lo examinaran antes de que quedara recluido en los calabozos, ya que había sido reducido a la fuerza porque estaba muy alterado.
La Delegación del Gobierno asegura que la investigación abierta tras comprobar que había fallecido indica que se ha suicidado.
El incendio de esa vivienda, situada en el barrio El Cueto de Ruiseñada, en el municipio de Comillas, se declaró sobre las 13.00 horas, según la información recogida por los bomberos del Parque de Emergencias del Gobierno de Cantabria en la zona occidental.
Cuando llegaron al lugar de los hechos, los bomberos intentaron sofocar las llamas desde dentro y consiguieron retirar tres bombonas de gas butano que peligraban con explotar.
Sin embargo, debido a la intensidad de las llamas y al peligro que corrían las viviendas anejas tuvieron que continuar su trabajo desde el exterior. Poco después, la casa se derrumbó.