Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las nuevas técnicas de resección endoscópica reducen el riesgo de recaída de un pólipo colorrectal hasta casi eliminarlo

"El cáncer de colon es uno de los más fáciles de prevenir y con mejor diagnóstico gracias a las medidas de cribado de los pólipos avanzados del cáncer en fase precoz, así como a las nuevas técnicas endoscópicas para su extirpación/resección, con una tasa de éxito por encima del 90 por ciento", han subrayado los especialistas del MD Anderson Cancer Center de Madrid.
"En concreto, la disección submucosa endoscópica es una novedosa técnica avanzada que permite reducir el riesgo de recaída de pólipos de gran tamaño hasta menos del 5 por ciento de probabilidades, frente a la tasa de recaída de entre el 20 y el 30 ciento de las técnicas clásicas de extirpación de pólipos en fragmentos múltiples", ha explicado el médico del Servicio de Gastroenterología de MD Anderson Cancer Center Madrid, Alberto Herreros de Tejada.
Los expertos han reconocido que la combinación de programas de cribado que permiten un diagnóstico precoz junto con la generalización de estas técnicas más modernas pueden suponer una revolución en el tratamiento de los pólipos avanzados de colon.
"Tras la detección en fases tempranas de este tipo de lesiones extensas planas, que antes no se descubrían en fases asintomáticas, y gracias a la disección submucosa endoscópica, se puede evitar una cirugía que conlleva quitar una parte de colon que hasta ahora era la práctica habitual con las técnicas tradicionales de abordaje", ha indicado el doctor Herreros. "Una vez extraídas las lesiones, estas se pueden analizar de forma completa, al obtenerse de forma entera la lesión extirpada", ha añadido.
El especialista ha advertido que se trata de una técnica de alta complejidad que exige un entrenamiento previo intensivo que "solo está cerca de diez centros en toda España que la emplean de forma habitual en el tratamiento de sus pacientes". "La técnica está especialmente indicada para pólipos planos de gran tamaño en los que se debe conseguir la extirpación en bloque por dos motivos fundamentales, bien porque exista el riesgo de presentar un foco de cáncer superficial, bien porque se den situaciones en las que sea difícil quitar los pólipos mediante técnicas estándar en fragmentos", ha puntualizado el especialista del MD Anderson.
Para lograr un pronóstico favorable de la enfermedad gracias a los tratamientos disponibles, los profesionales sanitarios insisten en la concienciación social sobre este tumor para propiciar la detección de las posibles lesiones en sus fases iniciales, para lo que "es fundamental realizarse las pruebas de cribado recomendadas según la edad y acudir al especialista médico ante cualquier síntoma de alarma: sangrado rectal, cambio en el ritmo de las deposiciones o anemia permanente".
EXTIRPACIÓN PREVENTIVA DE PÓLIPOS
El cáncer de colon no produce síntomas en sus fases iniciales, pero a medida que aumenta de tamaño y comienza a invadir la pared intestinal pueden producir sangrado, cambio en el ritmo de las deposiciones, anemia, o en casos extremos obstrucción intestinal. Este cáncer afecta de igual manera a hombres y mujeres, con una mayor incidencia a partir de los 50 años, en personas con antecedentes familiares de cáncer de colon y en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal.
La mayoría de casos comienzan como un pequeño pólipo (una mancha no cancerosa en la pared del intestino) que tarda entre 10 y 15 años en desarrollarse completamente hasta ser un cáncer invasivo. El grupo de población por encima de los 50 años presenta en la mitad de los casos pólipos clónicos, en la mayoría de casos sin síntomas aparentes. Según las estadísticas solo entre un 5 y un 10 por ciento de los pólipos totales se malignizarán. El problema radica en no saber cuales de ellos lo harán y, por tanto, se recomienda la extirpación preventiva de todos.