Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los técnicos aseguran que aunque hubiera hidroaviones en Canarias los incendios serían "igual de virulentos"

El jefe del Servicio Planificación y Proyectos Forestales de Tenerife, Pascual Gil, ha asegurado que, si en Canarias se contase con hidroaviones, habría "los mismos incendios e igual de virulentos", por lo que considera que la "pelea" surgida con este tema no tiene "mucho sentido".
En declaraciones a Europa Press, el técnico ha manifestado que su gremio "nunca" han solicitado hidroaviones al Estado, ya que consideran que los helicópteros --sobre todo los kamov-- son "mucho más prácticos" ya que tienen una mayor maniobrabilidad y el tiempo entre descarga y descarga es más reducido.
"Es cierto que los hidroaviones ayudan a apagar un incendio, pero nosotros siempre hemos pedido kamov porque creemos que es lo más eficaz y funcionan de maravilla", ha apuntado.
Entre las razones para preferir los helicópteros, están la maniobrabilidad --"los kamov tienen cinco mil litros de capacidad al igual que los hidroaviones, con la ventaja de que los tiran mucho más pegado al suelo"-- y una mayor frecuencia entre descargas.
"Hay que tener en cuenta que los hidroaviones dependen del estado del mar para poder coger agua, por lo que el tiempo entre descarga y descarga es de un mínimo de 20 minutos, que puede subir a una hora si el mar está picado y hay que ir al aeropuerto a coger más agua", ha subrayado.
Por su parte, los helicópteros toman el agua en las balsas y charcas del monte, "por lo que el tiempo puede reducirse a cinco minutos entre descargas", ha explicado Gil.
El también ingeniero de Montes ha indicado que, en las reuniones anuales para repartir los medios del Ministerio, "siempre" han pedido helicópteros y, por eso, según Gil, hay un helicóptero kamov en Los Rodeos (Tenerife) y una brigada de las BRIF en La Palma.
"Lamentablemente, siempre se utilizan los incendios para hacer política, y es una pena, porque eso perjudica a todos, emborrona las cosas y al final no sacas nada bueno y sí muchas cosas malas", ha agregado.
INFORMACIÓN "EN TIEMPO REAL"
Entre los medios que precisarían a día de hoy los técnicos de Canarias, Gil ha destacado la necesidad que existe de que se invierta en tecnología para obtener información sobre el incendio "en tiempo real".
"Si tenemos información sobre cuestiones como la situación del incendio y la velocidad con la que avanza y esa información fluye, podremos tomar decisiones más acertadas y seguras", ha señalado Gil, que lleva dirigiendo incendios en el archipiélago desde 1994.
Asimismo, el técnico desearía que las brigadas estén georreferenciadas. "Si el director de extinción puede saber, gracias a un localizador, donde se encuentra cada brigada en cada momento, se reduciría la posibilidad de accidentes y se optimizaría los relevos de las brigadas", ha manifestado.
Y los casos reales parecen darle la razón. "Tanto en el de La Gomera como en el incendio de Vilaflor en Tenerife, los dos en los que he participado este año, se mejoró muchísimo las labores de extinción cuando un técnico se subió a un helicóptero de la Guardia Civil e informó de lo que veía", ha dicho Gil.
LA IMPORTANCIA DE LA OROGRAFÍA
Otro aspecto que es "fundamental" a la hora de apagar un incendio es la orografía. "Además de tener formación en incendios y conocer la capacidad y experiencia de cada una de las brigadas, es necesario conocer el territorio en el que se trabaja", comenta.
Y con territorio, el técnico no se refiere únicamente al relieve, sino aspectos como la microclimatología, los combustibles o la localización de las pistas o los cortafuegos.
"Antes, cuando el Gobierno de Canarias gestionaba los incendios, todos hacíamos guardias en todas las islas y conocíamos la orografía, los barrancos, las pistas o los combustibles", ha añadido.
Además, el jefe del Servicio de Planificación Forestal de Tenerife ha criticado las "leyendas urbanas" que surgen en torno a los incendios, como que exista algún tipo de prohibición a la hora de coger la pinocha de los montes.
"Los vecinos que quieran la pinocha para uso propio sólo tienen que apuntarse en las listas de sus ayuntamientos. Si la quieren con motivos comerciales, deben acudir a subasta, pero para autoconsumo no necesitan ningún papel, sólo apuntarse", ha indicado el técnico.