Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los telómeros largos favorecen la pérdida de peso en adolescentes con obesidad

Una investigación liderada por la Universidad de Navarra ha estudiado el papel de estos biomarcadores de la edad celular en 66 jóvenes
La pérdida de peso en adolescentes obesos es más efectiva en función de la longitud de sus telómeros. Así lo indica la última investigación liderada por la Universidad de Navarra dentro del proyecto EVASYON, un programa terapéutico para adolescentes con sobrepeso y obesidad en el que participan varios centros españoles.
En un comunicado, la Universidad de Navarra ha explicado que estos biomarcadores de la edad celular (cuanto más largos son los telómeros, o extremos de los cromosomas, menor es la edad de las células y, por lo tanto, más 'joven' es el organismo) "están muy influenciados por el estilo de vida". "De hecho, marcan la edad celular, que no tiene por qué coincidir con la edad cronológica", ha destacado la doctora Azcona San Julián, del Servicio de Pediatría de la Clínica Universidad de Navarra, centro colaborador del estudio. "Por este motivo, el tabaco, la inactividad o una alimentación poco saludable acortan los telómeros y envejecen de algún modo el organismo, aunque se sea joven cronológicamente hablando", ha apuntado.
Según la coordinadora del estudio, la catedrática de Fisiología Amelia Martí, la genética también tiene un papel capital en la longitud de los telómeros. "Por eso en este trabajo hemos valorado el efecto de variantes genéticas de la interleucina 6, una molécula relacionada con la inflamación crónica, ya que ésta, y el estrés oxidativo, están asociados con la obesidad y con un acortamiento acelerado de los telómeros", ha explicado.
El resultado de su investigación, en la que han participado 66 jóvenes con sobrepeso u obesidad de toda España, demostró que los voluntarios cuyos telómeros eran más largos respondían "significativamente mejor" a la intervención nutricional, que consistía en un programa intensivo de dos meses de duración para perder peso y adquirir hábitos de vida saludables.
Asimismo, los voluntarios fueron seguidos hasta pasar un año y los expertos pudieron comprobar que la mayoría de ellos habían mantenido la pérdida de peso lograda y unos hábitos más saludables. "El abordaje de la obesidad en la adolescencia resulta primordial para evitar los múltiples problemas que sufrirán como adultos. En este sentido es especialmente importante que adquieran prácticas saludables -de ejercicio regular pero también de unas horas mínimas de sueño-, menos uso de pantallas, que dediquen tiempo a comer bien en familia y evitar hacerlo fuera de horas, reduzcan o eliminen las bebidas azucaradas y lleven una vida ordenada", detalla la investigadora de la Universidad de Navarra.
En el trabajo, publicado en la revista Pediatric Obesity, han participado equipos multidisciplinares de Granada, Madrid, Pamplona (GENOI) y Zaragoza, así como el CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn).