Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las altas temperaturas del Ártico retrasan la expedición del trineo de viento en Groenlandia

Las altas temperaturas que se está encontrando la tripulación del Trineo de Viento en Groenlandia está retrasando la expedición, que ya ha logrado recorrer 1.500 kilómetros y que ha renovado su tripulación, tras llegar a los alrededores de la costa este de la isla ártica.
La expedición que viaja en un vehículo eólico diseñado por Ramón Larramendi ha sustituido a cuatro de los seis tripulantes por otros tres, para culminar la travesía de unos 2.000 kilómetros a finales de este mes.
Sin embargo, las altas temperaturas han ralentizado su marcha por las condiciones de la nieve en la Expedición Cumbre de Hielo 2016, que hace un mes partió de Madrid. Este mes de junio Groenlandia está teniendo temperaturas récord, hasta 24ºC en algunas zonas, según el Instituto Danés de Meteorología, y la nieve que se encuentran los expedicionarios es mucho más blanda de lo que esperaban para arrastrar dos toneladas de peso. Por ello, los seis miembros del equipo de esta fase han establecido turnos de hasta 12 horas que les han permitido aprovechar al máximo el viento.
"En algunos momentos vamos lentos, pero en otros avanzamos muy rápido. Hay días con una media de 25 kilómetros por hora. Lo más importante es que estamos demostrando que este vehículo se mueve incluso en condiciones tan adversas como las de este año. Logramos subir a la cumbre del hielo, alcanzando hasta los 3.240 metros, y ahora hemos llegado a buen ritmo hasta aquí, al sureste. Esperamos que el tiempo, sobre todo el viento, nos acompañen a favor en el último tramo de la aventura", ha explicado Ramón Larramendi, quien dirige la expedición patrocinada por Tierras Polares.
Durante las tres semanas de expedición en el hielo, los expedicionarios han recogido datos para distintos proyectos. En concreto, han realizado perforaciones a 15 metros de profundidad en el hielo con el equipo facilitado en la base científica Summit Camp para un proyecto de la Universidad de Cophenague liderado por el glaciólogo norteamericano Jason Box.
Según informa la organización del viaje, este martes a última hora se produjo el relevo de la tripulación en Isortoq. A la expedición se han sumado Manuel Olivera, que ya acompañó a Larramendi en su anterior expedición de 2014, la Circunnavegación de Groenlandia por el hielo, el groenlandés Malik Milfeldt y el montañero español Manuel Herrero.
Los tres fueron depositados junto al trineo por el mismo helicóptero que recogió a la danesa Karin Moe Bojsen, Vicente Leal, Nacho García e Ignacio Oficialdegui.
El Trineo de Viento es el único vehículo del mundo capaz de recorrer el interior de los territorios polares sin contaminar y con gran eficiencia. Su simplicidad hace posible que pueda ser reparado sobre la marcha, sin dejar ninguna huella contaminante a su paso, lo que le convierte en un laboratorio móvil sostenible, ambiental y económicamente.