Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El temporal de 2008 en Cataluña solo afectó gravemente al 3% de especies marinas

El temporal de 2008 que durante tres días asoló la costa catalana, con picos de viento de 100 kilómetros por hora y olas de 14 metros de altura, afectó gravemente a tan solo el 3 por ciento de las especies marinas y a otro 8 les ocasionó un impacto negativo.
Así lo asegura un estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dado a conocer este viernes, centrado en el análisis de 250 especies procedentes de 172 estaciones de muestreo.
"En general, el ecosistema soportó bien el embate del temporal. El 40 por ciento de las especies afectadas ya están recuperadas o lo están haciendo de forma satisfactoria", ha señalado el investigador del Centro de Estudios Avanzados de Blanes (Girona) del CSIC Miguel Ángel Mateo.
En todo caso, los investigadores señalan que el impacto fue "crítico" para algunas especies como la 'Posidonia oceanica', una planta marina endémica del Mediterráneo y cuyos hábitats son de conservación prioritaria para la Unión Europea (UE).
De hecho, en las zonas más afectadas, la tormenta enterró mortalmente el 23 por ciento del espacio ocupado por esta planta acuática hasta los 10 metros de profundidad y, dada la lenta capacidad de colonización de la especie, los investigadores consideran que es posible que parte de estas praderas no logren recuperarse.
La gorgonia roja --'Paramuricea clavata'-- fue otra de las especies más dañadas por el temporal, que en el caso de las Islas Medes acabó con el 13,4 por ciento de sus ejemplares.
"Esta forma de coral blanco, al igual que la posidonia, tarda décadas en crecer y desempeña un papel estructurador y paisajístico de gran valor", ha señalado el CSIC como otra de las conclusiones del trabajo, en la que han participado una cincuentena de sus investigadores.
Paralelamente, y quizás por la destrucción de hábitats, las capturas de la flota artesanal de Palamós se elevaron un 267 por ciento en el caso de la langosta --'Palinurus elephas'-- y de brótola de roca --'Phycis physis'--.
En todo caso, el trabajo concluye que el impacto global sobre el ecosistema costero fue muy moderado a nivel económico y paisajístico, y recuerdan que los efectos negativos que provocan las anclas de las embarcaciones sobre el fondo marino son "infinitamente mayores".