Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El temporal comienza a remitir en el País Vasco

La Ertzaintza ha tenido que desplazarse en lancha. Foto: EFEtelecinco.es
Los caudales de los ríos desbordados como consecuencia de las intensas lluvias caídas durante el fin de semana están bajando de manera paulatina, lo que ha contribuido a que la temida pleamar de las tres de la tarde no haya causado nuevas inundaciones en el País Vasco.
Superados los problemas más graves, en Vizcaya, el territorio más perjudicado, persisten algunas complicaciones en los puntos más afectados por las inundaciones, según ha informado el departamento vasco de Interior.
Así, los municipios vizcaínos de Alonsotegi, Berango, Urduliz, Getxo, Erandio, Gatika o Bilbao presentan aún algunas zonas anegadas.
En Guipúzcoa , donde las inundaciones no han sido tan frecuentes, la situación se ha tornado más tranquila en la cuenca del río Urola. Las consecuencias de las lluvias y los desbordamientos se padecen ahora en las carreteras vascas. 
En la red principal de carreteras, los mayores problemas se registran en Vizcaya. En Gatika, un tramo de la BI-634 permanece anegada por el río; en Bilbao, la A-8 a su paso por Miraflores es atravesada por un torrente de agua que cae del monte; en Barakaldo, la N-634 presenta varias balsas de agua; y en Arrigorriaga, la BI-625 tiene un carril cortado debido a un desprendimiento.
En Vizcaya y en el apartado ferroviario, continúa sin servicio el tramo de Feve entre Bilbao y Balmaseda.
En el caso particular de Bilbao, el nivel de la ría del Nervión ha descendido poco antes de la pleamar gracias a que las lluvias, pese a ser continuas, han perdido intensidad.