Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El terremoto de Turquía ha liberado energía equivalente a 300.000 toneladas de TNT y ha sido parecido al de Lorca

El terremoto de Turquía, de 7,2 grados de magnitud en la escala Richter ha liberado una energía equivalente a la explosión de 300.000 toneladas de dinamita (TNT) y es parecido al de Lorca o Haití porque se ha producido, como aquellos, a poca profundidad y cerca de núcleos de población, según el presidente del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos, Luis Suárez.
Así, Suárez ha explicado a Europa Press que el terremoto registrado en Turquía se ha producido en una zona de alto riesgo sísmico porque en la zona convergen la placa euroasiática con la placa árabe, y que la segunda desplaza a la primera a razón de 24 milímetros anuales.
En todo caso, ha añadido que al analizar un seísmo no solo hay que distinguir la magnitud, de 7,2 grados en la escala Richter, que mide la energía liberada, sino también la intensidad de los daños generados, que se mide en la escala Mercali.
Este ha sido, a su juicio, un temblor "bastante peligroso" porque ha sido muy superficial, lo que provoca "muchos más daños" que un terremoto que se registra a gran profundidad de la superficie. En este caso, ha liberado gran cantidad de energía, el equivalente a 300.000 toneladas de dinamita, pero además, ha sido muy superficial y se ha producido cerca de un núcleo de población. "Por eso ha sido tan dañino", ha insistido.
Asimismo, ha valorado que la zona donde se ha producido, en el este de Turquía, tiene edificaciones "muy pobres" y que "no cumplen las normas sismorresistentes", lo que genera "gran destrucción". El último terremoto tan destructivo en el país euroasiático se produjo en 1999, con una magnitud de 7,6 grados en la escala Richter. En aquella ocasión, según ha apuntado, fallecieron 17.000 personas y se contabilizaron 50.000 heridos.
Al mismo tiempo, ha agregado que otro factor que influye decisivamente en los daños es el terreno, ya que es diferente si el terreno es "débil" o "incompetente" que si el terreno es "altamente competente", como los de roca. "El terreno condiciona mucho la destrucción, al igual que la proximidad de población al epicentro y la profundidad", ha resumido.
Finalmente, ha recordado que en España, un país de riesgo sísmico moderado, el terremoto "más potente" de la historia se registró en Málaga en 1680 y tuvo una magnitud "parecida" a este. "Mientras en Turquía han tenido dos o tres de esta magnitud en los últimos 20 años, en España solo ha habido uno tan destructivo", ha concluido.