Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un testigo afirma que intentó sacar a Ana Niculai del coche donde la retenía su presunto asesino

Alejandro de Abarca (dcha), el preso fugado y presunto autor de la muerte de la joven rumana Ana Niculai, conducido por un policía a los juzgados de Inca. EFEtelecinco.es
Un testigo ha declarado esta mañana ante la jueza que intentó sacar a la joven asesinada en Mallorca la semana pasada, Ana Niculai, del coche donde la mantenía retenida su presunto homicida, Alejandro de Abarca, pero que no lo consiguió porque el hombre arrancó el vehículo y se dio a la fuga.
Según han informado a Efe fuentes jurídicas, el hombre ha declarado esta mañana en el Juzgado de Instrucción número 3 de Inca que vio a la joven rumana sobre las 15.00 horas del pasado lunes 19, día en que la mujer desapareció por la mañana en Palma y cuyo cadáver fue encontrado por la noche maniatado en un coche en llamas en el norte de Mallorca.
El testigo ha relatado que sobre esa hora estaba sentado junto a un bar de la Puerta de San Antonio, zona céntrica de Palma que frecuentaba el presunto asesino, cuando una mujer le alertó de que en un coche había una joven pidiendo ayuda.
El hombre ha reconocido el vehículo como el que ese día condujo la víctima hasta un aparcamiento cercano a su trabajo en un bar de la zona, en este caso propiedad de su pareja, al igual que ha identificado a la joven del coche como Ana Niculai.
Según su declaración, una mujer le avisó de que en la parte trasera del coche había una joven pidiendo ayuda, por lo que se dirigió al vehículo para intentar salvarla.
En ese momento, el presunto asesino, conocido como "el Enano" y que estaba fugado del centro de reinserción donde tenía que haber acudido esa mañana, salió del bar y se dirigió al coche.
De Abarca se montó en el coche y el testigo intentó impedirle que arrancara, aunque finalmente el presunto asesino consiguió huir del lugar.
Seis horas más tarde, sobre las nueve de la noche, el cuerpo de Niculai fue encontrado en la zona de Muro dentro del maletero del coche, que había sido incendiado por el propio De Abarca, según confesó él mismo a la jueza.
La jueza ordenó el pasado miércoles el ingreso en prisión de Alejandro de Abarca como presunto autor del asesinato de Ana Niculai, de 25 años, después de confesar que la raptó por la mañana en el aparcamiento y la mató inyectándole heroína.
De Abarca es presuntamente responsable de cinco delitos, de los que los más graves son los de asesinato y detención ilegal, y se está pendiente de pruebas forenses aún no concluidas para agregar la acusación de agresión sexual.