Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 120.715 toneladas de aceites usados se recogieron en España en 2015, según los datos presentados por SIGAUS

El sistema integrado de gestión de aceites usados mayoritario en España (SIGAUS) ha presentado los resultados de gestión del ejercicio 2015 que determinan que se han recogido más de 120.715 toneladas de aceites usados durante el año pasado.
Los resultados implican que SIGAUS superó las exigencias legales de recoger el 95 por ciento del aceite usado generado y de destinar a regeneración el 65 por ciento de lo recogido, ya que la tasa de regeneración se elevó prácticamente al 80 por ciento, demostrando el compromiso de la Entidad con la protección ambiental y el fomento de la economía circular, según asegura la organización.
SIGAUS, que cubre casi 70.000 puntos de recogida en un total de 4.850 municipios de toda España, ha explicado, además, que estas 120.700 toneladas es el equivalente a más de 13.000 camiones cisterna de 10.000 litros,
Mediante el tratamiento de regeneración, más de 92.000 toneladas de aceites usados sirvieron para obtener bases lubricantes con las que fabricar nuevos aceites. Se estima que, gracias a esta gestión, se han podido 'devolver' al mercado lubricantes como para llenar el cárter de 15 millones de vehículos en España.
Por su parte, casi 27.000 toneladas de aceites usados fueron valorizadas energéticamente para convertirse en un combustible de uso industrial similar al fuel óleo, utilizado en centrales térmicas de cogeneración eléctrica, cementeras y papeleras, entre otras, generando una energía equivalente al consumo eléctrico de 68.000 hogares durante todo un año.
En palabras del director general de la Entidad, Eduardo de Lecea, "SIGAUS garantiza un medio ambiente protegido de los aceites usados porque acude a recogerlos a cualquier punto en el que se produzca el residuo, independientemente de la actividad que lo genere, de lo alejado que se encuentre el lugar y, por tanto, de lo costoso que sea la recogida. Así, aseguramos, no sólo que el aceite no impacta sobre el entorno, sino que se reaprovecha al 100 por cien".
De Lecea ha recordado la especial importancia de la recogida de un residuo tan peligroso y contaminante en zonas rurales, donde se hace acopio de pequeñas cantidades, muy diseminadas entre sí, y que, de no recogerse, "supondrían un serio riesgo ambiental, pues son municipios en muchos casos ubicados en entornos de gran riqueza ambiental, como espacios naturales protegidos o recursos hídricos".
Precisamente, para mantener dicho nivel de recogida y protección ambiental, el director general de SIGAUS se ha referido al nuevo sistema de financiación que se aplicará durante el año 2016 a las 136 empresas que realizan operaciones de recogida de aceites usados y cuyo objetivo es compensar la evolución a la baja del principal mercado de los aceites usados procesados, las bases lubricantes, y seguir garantizando que todo el aceite usado se recoge y se trata, sin impactar sobre el medio ambiente.