Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La brecha de género se da en todos los ámbitos del trabajo y la búsqueda de la igualdad se estanca, según la OIT

El salario por hora de las mujeres en España es un 18,8% inferior al de los hombres, 2,7 puntos más que en 2008
La brecha de género no sólo es salarial sino que se da en todos los ámbito del trabajo --población activa, desempleo, distribución de las horas de trabajo remunerado y no remunerado, calidad, jubilación y protección social-- y la búsqueda de la igualdad en el mundo laboral se ha estancado, según denuncia la Organización Internacional del Trabajo en su informe 'Las mujeres en el trabajo', que examina datos de 178 países.
La Oficina de esta organización en España ha dado a conocer el documento este lunes 7 de marzo, presentado de forma simultánea en Ginebra (Suiza), con motivo de la celebración el 8 de marzo del Día Internacional de la Mujer.
"Existe una agenda posible con los 'Objetivos de Desarrollo Sostenible', que han entrado en vigor en enero de este año. Si las políticas públicas incorporaran estos objetivos y se añadieran programas negociados en empresas, podríamos salir de este estancamiento y resolver esta discriminación insoportable, injustificable y apabullante", ha aseverado el director de la Oficina de la OIT en España, Joaquín Nieto.
A nivel mundial, la OIT estima que esta brecha salarial entre hombres y mujeres es del 23%, lo que significa que las mujeres ganan el 77% de lo que ganan los hombres y con las tendencias actuales harían falta 70 años para acabar con estas desigualdades salariales.
En cuanto a las diferencias salariales en España, el informe pone de manifiesto que los hombres cobran actualmente un 18,8% más que las mujeres por hora (datos de Eurostat), cuando la media de la UE es de un 16,2%. Esta desigualdad salarial en España en 2008 era del 16,1 por ciento, es decir, que ha aumentado 2,7 puntos durante la crisis económica.
Nieto, junto a la consejera de esta oficina, Judith Carreras, ha advertido de que la búsqueda de la igualdad en el mundo laboral "se ha estancado", pues a nivel mundial la participación de las mujeres en la población activa en los últimos 20 años sólo ha aumentado un 0,6%.
Respecto a esto último, el director de la sede española de la OIT ha indicado que si bien existe una mayor convergencia en Europa Occidental, "con la llegada de la crisis, ésta se detiene", sobre todo en los países que más han sufrido la recesión económica, como es el caso de España. "Antes de la crisis, la participación de las mujeres era ascendente, pero acaba cayendo, sobre todo en los últimos años", ha añadido Carreras.
EL SECTOR TECNOLÓGICO
El director de la Oficina de la OIT ha llamado la atención sobre el sector tecnológico en España, donde la posición de la mujer no está avanzando como la de los hombres, algo que ve "preocupante" porque forma parte de la modernización de la economía que va a continuar con mayor intensidad en los próximos años y va a suponer "un retraso en la incorporación de la mujer en este ámbito".
Carreras ha indicado que aunque en los estudios tecnológicos "hay una supremacía" de los hombres, también ha asegurado que existen otras causas que esta organización va a estudiar para conocer por qué los hombres, en términos generales, "acceden mucho más a estos empleos".
Además, el informe muestra que a lo largo de las dos últimas décadas, los importantes progresos alcanzados por las mujeres en la educación no se han traducido en mejoras comparables en su posición en el trabajo.
MÁS EMPLEO PARCIAL Y SALARIOS MÁS BAJOS
El informe de la OIT concluye que las mujeres representan menos del 40% del empleo total, pero constituyen el 57% de quienes trabajan a tiempo parcial. Además ocupan un porcentaje mayor en los puestos de trabajo con salarios más bajos. Señala, en base a las estadísticas de la Unión Europea sobre la renta y las condiciones de vida (EU-SILC), que el 23,6% de las mujeres eran empleados con salarios bajos, en comparación con el 17,8% de los hombres.
En cuanto a la brecha en los cuidados y en las tareas domésticas no remuneradas, el documento señala que las mujeres siguen trabajando más horas al día que los hombres: en los países desarrollados emplean 4 horas y 20 minutos al día al trabajo doméstico, doble que los hombres (2 horas y 16 minutos).
No obstante, según Carreras, en algunos países como Estados Unidos y Holanda presentan una reducción de las horas dedicadas por las mujeres a estas tareas debido a que las familias son menos extensas que antes, cuentan con más ayudas estatales y externalizan estos trabajos domésticos.
Las jornadas de las mujeres con trabajo remunerado y no remunerado siguen siendo más extensas que las de los hombres: en las economías desarrolladas, las mujeres empleadas por cuenta propia o asalariadas trabajan 8 horas y 9 minutos en el trabajo remunerado y no remunerado, frente a 7 horas y 36 minutos de los hombres.