Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La transparencia, principal solución a los conflictos de intereses entre el sector público y privado

La unión del sector público y privado en investigación suele ser una gran oportunidad para el desarrollo, pero también pueden surgir conflictos que afecten a la objetividad del estudio, algo que se puede solucionar gracias a la transparencia, según el patrono de la Fundación de Ciencias de la Salud y director general de CIC bioGUNE y CIC biomaGUNE, el profesor José María Mato.
Sobre este tema y las políticas que han desarrollado instituciones, universidades y hospitales para solucionar los problemas, ha girado la Jornada 'Conflicto de intereses en investigación', organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), con la colaboración de GSK.
"El conflicto de interés puede surgir cuando alguien que trabaja en una institución académica pública tenga interés en la sección privada, fuera de su ámbito de investigación", ha explicado el docto Mato en declaraciones a Europa Press. "Pero esta colaboración entre el sector privado y público no tiene que conllevar siempre un conflicto, lo importante es ser tranparente, y si tienes intereses en ámbos ámbitos declararlo", ha puntualizado.
En los últimos años esta colaboración público-privada en investigación se ha visto afectada por importantes cambios debido a la creciente inversión de la industria farmacéutica y el sector privado en la investigación biomédica y a la promulgación de Ley 14/2011 de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que ha sentado las bases para la creación de nuevas normas que regulan dicha relación.
La Jornada ha tenido la participación de tres ámbitos diferentes, "porque queremos ofrecer las visiones de todos", ha explicado el profesor Mato. El vicepresidente adjunto de Transferencia de Conocimiento del CSIC, Angel Caballero, respresentando a una institución académica; el presidente del Comité Ético de Investigación Clínica y jefe del Servicio de Farmacología Clínica del Hospital Clínic de Barcelona, Xavier Carré, como imagen de institución clínica; y el directivo de GSK, Simon Trowell, para analizar la situación desde el punto de vista de la industria; han intervenido en la reunión.
Para demostrar el éxito en el abordaje de los conflictos de intereses en investigación, han presentado los casos del CSIC y el Hospital Clinic de Barcelona y sus políticas de solución. En ambas instituciones el comité ético desempeña un rol fundamental a pesar de que, en opinión del doctor Carné, "el Real Decreto 1090/2015, que establece la coordinación y supervisión de estos comités, les otorgue un papel muy limitado".
"El problema parte de la propia naturaleza humana, está presente en la ciencia tanto como en la política o en cualquier otro sector", ha añadido el doctor Carné, en relación a que un conflicto de intereses no tiene por qué reducirse a un tema económico, y puede surgir por una relación personal entre los involucrados.
PRÓXIMOS RETOS
Los tres ponentes han defendido los avances producidos en el abordaje de este problema en los últimos años, además de fijar el próximo reto, que se centra en la labor de formación de los nuevos investigadores.
"La formación es vital, pero no se ha realizado de la forma adecuada hasta el momento. Por eso es tan importante la realización de jornadas que traten este problema y analicen las políticas propias que algunas instituciones, como el CSIC, la universidad y hospitales, como el Clínic de Barcelona, han desarrollado para resolver los conflictos de intereses", ha asegurado el profesor Mato.