Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tratamiento psicológico puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con acúfenos

Más de nueve millones de personas padecen acúfenos, una enfermedad caracterizada por sufrir ruidos en el interior del oído sin que exista una fuente exterior que los origine. Esta situación merma la calidad de vida del paciente ya que puede sufrir ansiedad, depresión e insomnio. La psicóloga de la Policlínica Gipuzkoa, Susana González, ha señalado que el apoyo psicológico ayuda a sobrellevar este trastorno.
La experta en acúfenos ha destacado que los afectados creen que es la percepción sonora del acúfeno lo que molesta, pero son los trastornos emotivos que esa percepción ocasiona. Así lo ha querido indicar en una conferencia sobre tratamiento psicológico de estos pacientes, celebrada este fin de semana en Guipúzcoa.
Existen "diferentes tipos de acúfenos, el acúfeno 'objetivo', que es poco frecuente y conforma el 5 por ciento de los casos y, por otro lado, el acúfeno 'subjetivo' que se manifiesta con la percepción de un sonido sin que exista fuente sonora externa que lo origine", ha afirmado Susana González.
Las personas que sufren este tipo de dolor crónico suelen sufrir también trastornos psicológicos y las consecuencias se suelen traducir en una pérdida de concentración, problemas en el trabajo, problemas con la pareja, cambio de carácter o irascibilidad. La psicóloga ha añadido que esta patología "se puede tratar con un tratamiento psicológico de habituación a los acúfenos cuyo objetivo es no percibir al acúfeno a pesar de su presencia o percibirlo de forma no agresiva".
Muchos de los pacientes creen que no existe solución a esta enfermedad, pero una vez detectada y aplicado este tratamiento de habituación, "los resultados pueden ser sorprendentes".
"Los primeros casos que llegaban a mi consulta, ni si quieran mencionaban el acúfeno, se referían a problemas de ansiedad, estados depresivos, incluso problemas de pareja, y en el transcurso de la terapia surgía el tema del acúfeno como algo secundario", ha comentado Susana González.
"Con el paso de los años van a crecer los casos de acúfenos. De hecho entre los jóvenes, los casos de daño en el oído y la pérdida de audición se han ido incrementando en los últimos años en un número considerable con el uso de auriculares o videojuegos ruidosos", ha concluido Susana González.