Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tratamientos contra la caída del cabello son un "engaño"

La OCU denuncia que los tratamientos contra la alopecia androgénica son un engaño. No tienen eficacia probada, a pesar de los altos costes.telecinco.es
La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado la proliferación de diversos tratamientos anticaída que afirman ser eficaces contra la alopecia androgénica. Así lo desarrollan en un artículo completo acerca de los tratamientos anticaída publicado en la revista 'OCU-Salud' del mes de agosto.
Para la OCU, "productos como champús, lociones, ampollas, o nuevas técnicas como la ozonoterapia o el láser son fórmulas ineficaces que no han demostrado de forma rigurosa una acción anticaída".

"No existe ninguna fórmula cosmética que haya demostrado de forma rigurosa una acción anticaída, como anuncian diversas marcas de champú. Tampoco los suplementos dietéticos o herbáceos han demostrado mayor utilidad, sobre todo entre personas con un estado de salud normal que no presentan carencias específicas de algún nutriente", explican.

Asimismo, denuncian que las últimas "innovaciones" anunciadas por clínicas estéticas o centros capilares "pueden alcanzar precios muy elevados sin que ningún efecto probado compense ni remotamente la inversión".

Según aseguran desde la OCU, "solo dos fármacos tienen efectos demostrados contra la alopecia, aunque esos efectos desaparecen al tiempo de abandonar su uso".
Por un lado, la finasterida tarda seis meses en conseguir efectos visibles a un coste de unos 650 euros al año y, como todo medicamento tiene efectos adversos como disfunción eréctil o disminución de la líbido.
Por su parte, el minoxidil tarda dos meses en causar efectos visibles y su precio ronda los 50 euros para un tratamiento de cuatro meses.

Así, la OCU concluye que, "hoy por hoy, la principal alternativa contra la alopecia pasa por el trasplante capilar, si bien se trata de una intervención lenta, muy costosa (unos 6.000 euros) y no exenta de riesgos como foliculitis, infecciones y hemorragias postoperatorias.