Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unas 30 personas que tuvieron contacto con la auxiliar con ébola, bajo vigilancia

Una treintena de personas que tuvieron contacto con la enfermera contagiada con ébola en Madrid están siendo sometidas a análisis y permanecerán bajo vigilancia hasta confirmar que no se han infectado. Entre las personas a la que se está sometiendo al seguimiento epidemiológico están el marido de la auxiliar y los miembros del Summa que la atendieron. Desde el ministerio de Sanidad y la consejería se ha intentado lanzar "un mensaje de tranquilidad" a la población ya que "el riesgo de nuevos contagios es bajo".

La ministra de Sanidad, Ana Mato, y el director de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, Antonio Alemany, han confirmado que una treintena de personas que tuvieron contacto profesional o personal con la enfermera contagiada con ébola están siendo vigiladas y sometidas a análisis por si han sido infectados.
Sobre la posibilidad de que pudiera haber contagiado a otras personas, Alemany ha dicho que se está evaluando a todas las personas que han tenido relación con ella en su domicilio y ha recordado que la enfermedad necesita para el contagio "contacto directo" con el paciente a través de "fluidos y secreciones" y estar en estado sintomático.
Por el momento se está realizando un seguimiento epidemiológico a su marido y a los profesionales sanitarios que la atendieron (tres trabajadores del Summa y el personal del hospital de Alcorcón) para ver si experimentan algún síntoma. Asimismo, se está elaborando un listado de personas que hayan podido establecer contacto directo con ella a fin de ampliar dicho seguimiento, por lo que el número de personas en vigilancia podría aumentar.
Los protocolos establecen un seguimiento de 21 días en el que se mide la temperatura del paciente dos veces al día.
Ana Mato ha querido dar "un mensaje de tranquilidad" a la población ya que "el riesgo de nuevos contagios es bajo" y se están siguiendo todos los protocolos y medidas de actuación que marca la Organización Mundial de la Salud (OMS).