Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se triplican los casos de tos ferina en un año en Cataluña

Los casos de tos ferina registrados en Cataluña se han triplicado en un año, al pasar de 1.015 afectados en 2014 a 3.183 en 2015, el mayor número de casos desde 1992, según datos de la Conselleria de Salud de la Generalitat.
En declaraciones a Europa Press, la subdirectora general de Promoción de la Salud, Carmen Cabezas, ha atribuido este aumento al carácter cíclico de la enfermedad, al hecho de que sufrirla no da inmunidad para toda la vida y a que las vacunas dejan de ser efectivas al cabo de unos años.
"El número de casos va cambiando según los años. Cada tres, cuatro o cinco años se produce un incremento del número de casos", ha expuesto Cabezas, si bien ha añadido que se tiene que retroceder a 1992 para encontrar un registro de más de 3.000 enfermos como el de 2015.
Según ha sostenido, "la vacuna es efectiva al principio pero después se pierde", si bien se trata de la mejor existente para proteger a los pequeños, de manera que es necesario estar pendientes y diseñar las mejores estrategias para proteger a las personas más frágiles.
Por esta razón, en 2014 el departamento empezó a vacunar a las embarazadas de tos ferina, consiguiendo una cobertura del 72% de todas las gestantes, hecho que ha reducido los casos en bebés menores de tres meses, al pasar de 9,1% de afectados en 2014 a 3,8% en 2015.
Según Cabezas, de los 3.183 casos registrados en 2015, solo 100 --el citado 3,8%-- son niños menores de tres meses y el resto son mayores de tres meses: "Es una enfermedad bastante contagiosa, pero tenemos a la gente muy bien vacunada y la gran mayoría de la población está protegida".
Ha indicado que sin las vacunaciones habría 70.000 casos: "Es muy importante decir que la vacuna funciona y evita muchos casos y la estrategia de las mujeres ha reducido mucho el número de casos en bebés, las hospitalizaciones han bajado y no ha habido ninguna muerte".
Desde el inicio de las campañas vacunales, los niños reciben tres dosis --a los dos, cuatro y seis meses de edad--; en 1996 se introdujo una cuarta a los 18 meses, y en 2001 una quinta a los seis años, si bien en 2006 se sustituye por la dTpa --la misma que a las embarazadas-- por tener menos efectos adversos.
MÁS INFECCIOSA EN MENORES DE UN AÑO
La incidencia y la gravedad de esta enfermedad infecciosa es más alta en los niños de un año; entre 2004 y 2012, el 83,7% de los casos registrados en esta franja de edad eran menores de seis meses.
La tos ferina es una enfermedad respiratoria, infecciosa y contagiosa aguda producida por la bacteria 'Bordetella pertussis', que se caracteriza por una crisis de tos convulsiva que, a veces, se puede prolongar durante semanas o meses, según el departamento.