Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los trucos para abrir una puerta sin llaves no son baratos ni transparentes

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha señalado con el dedo al sector de la cerrajería de seguridad. Los precios abusivos, el secretismo y la falta de control son las principales quejas que los clientes dirigen contra estos trabajadores de la urgencia.
El estudio de la OCU, realizado en ocho ciudades (Badajoz, Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Valencia y Zaragoza), revela tarifas abusivas y enormes diferencias en las minutas.
Asimismo, se critica la escasa información ofrecida al usuario. Como muestra un botón: esta organización ha llegado a encontrar servicios que cobran hasta 116 euros por desplazamiento, un precio excesivo para la OCU. Y eso sin que la reparación se realice, tal y como apostillan desde este organismo.
De hecho, la mayoría de las empresas no desglosan el coste de la mano de obra, y muy pocas facilitan un presupuesto orientativo.
El informe,  señala que -sólo el año pasado- se registraron 2.000 reclamaciones relacionadas con la cerrajería de seguridad (en el cálculo de esta organización se mete en el mismo saco a los electricistas).   que se publica en la revista OCU-Compra Maestra de febrero,
500 euros por abrir puertas
"Muchas veces no nos dan presupuesto previo ni nos dicen cuanto cuesta la mano de obra, y podemos llegar a tener una factura de unos 440 euros", una factura de un caso real, según relata Ileana Izverniceanu, la portavoz de la OCU.
En este sentido, la portavoz de la organización afirmó que, a pesar de que en el sector hay "libertad de precios", lo que no es de recibo es que haya un "abuso total y absoluto" hacia los consumidores y que se les trate de engañar con precios que pueden llegar a rondar los 500 euros.
Diferencia de precios y picaresca
Otra de las características que define este sector es la diferencia de precios entre los competidores del mercado, que en algunos casos ha llegado a ser hasta del "30%", según recoge Europa Press.
La OCU también ha comprobado que muchos de estos servicios, aunque aparentemente se anuncien con distintos números de teléfono, se desvían hacía una misma centralita intermediaria, desde la que se avisa a un profesional de la zona. 
La búsqueda del control
Un grupo de cerrajeros creó hace un año la Unión de Cerrajeros de Seguridad (UCE), "una federación compuesta por cinco asociaciones", que pretende impulsar una regularización del sector, tal y como explica su consejero, Manuel Sánchez.
Consciente de los fallos estructurales que denuncia la OCU, este organismo que aglutina a 1.000 de los casi 4.500 profesionales que operan en España está elaborando una base de datos única, tanto de empresas como de profesionales acreditados. El documento, que de forma inminente pasará a ser de acceso público, se remitirá a las autoridades (el Ministerio del Interior, sin ir más lejos) y a entidades privadas.
En esta línea, pretenden impulsar un carné profesional que determine la capacitación de su poseedor y garantice su profesionalidad. "Porque hay diferentes especialidades, cerrajeros de puertas, expertos en cajas fuertes e, incluso, profesionales que pueden abrir la cámara acorazada de un banco", explica Sánchez.
Apostando por la formación permanente, la UCE exige a sus miembros pedir la documentación acreditativa al cliente, así como facilitar un presupuesto y una factura. Los cerrajeros que quieran entrar en este grupo tienen que cumplir más requisitos, como carecer de antecedentes penales, estar en posesión de un seguro de responsabilidad civil (de al menos 300.000 euros) o estar adherido a la junta arbitraria de consumo, entre otros.
Consejos prácticos
La falta de control y el intrusismo laboral permite "un gran número de engaños y estafas de oportunistas que realizan aperturas no profesionales, aplican precios abusivos y no utilizan protocolos básicos de consumo", según las quejas de Sánchez.
Pese a ello, hay algunos consejos que pueden ayudar a evitar problemas con los cerrajeros de seguridad.
La primera receta de la OCU es "tener apuntado en el móvil un profesional de la zona, porque nos puede ahorrar una cantidad de dinero importantísima".
Llamar a varios expertos, para comprobar si las tarifas difieren y poder decidirse por uno en concreto, también puede evitarnos sustos.
También se aconseja reclamar un presupuesto, siempre, aunque sea aproximado. Esta operación debe repetirse cuando el especialista llegue a casa, para confirmar "en el momento", y así decidir si se acepta el servicio o no.
Sin embargo, si aún así surgen problemas, la OCU sugiere no firmar el presupuesto y exigir una copia de la factura antes de pagar.
Por último, conviene recordar que estas reparaciones están garantizadas por tres meses.