Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La tularemia no produce epidemias y se suele curar con antibióticos

La tularemia, conocida como la fiebre de los conejos, no produce epidemias y se suele curar con antibióticos, según ha asegurado a Europa Press el portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), Juan González.
Este jueves se ha conocido que la provincia de Palencia ha registrado tres casos positivos por tularemia tras analizar a 12 pacientes que han estado expuestos al medioambiente, ya sea por actividades profesionales o por ocio al aire libre.
Se trata de una enfermedad que se suele transmitir por el contacto de personas con animales enfermos, especialmente conejos o roedores, o de forma accidental en el laboratorio.
El tratamiento habitual es con antibióticos y si se diagnostica a tiempo, la salud del paciente no corre peligro y los síntomas se limitan sólo a manifestaciones cutáneas y fiebre.
Sin embargo, el experto ha explicado que si no se trata adecuadamente puede provocar graves cuadros sépticos y dañar órganos vitales provocando, en los casos más avanzados, la muerte.
SUELE PRODUCIRSE EN LAS ZONAS RURALES
La distribución de la enfermedad es "mundial" y, tal y como ha informado el especialista, se suele dar en las zonas rurales porque es donde hay un mayor contacto con los animales.
En este sentido, González ha informado que, para evitar el contagio, se manejen a los animales muertos con adecuadas medidas de higiene y seguridad, evitando el contacto con ellos y no respirar los aerosoles que salen cuando se les golpea la piel.
Asimismo, es importante evitar el consumo de aguas no controladas sanitariamente; utilizar ropas protectoras y productos repelentes para evitar picaduras de insectos o garrapatas; no permitir que los niños toquen las piezas de caza; y utilizar guantes y mascarillas cuando se manipulen.
Finalmente, es necesario, tal y como ha señalado la Junta de Castilla y León, que se consuma "perfectamente cocinada" la carne de los animales silvestres; se comunique a los responsables de caza y sanidad animal la presencia de animales muertos, enfermos o con comportamientos no naturales y, en caso de aparición de síntomas sospechosos de esta enfermedad, se ponga en contacto con el médico.