Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El último sospechoso del caso Maddie se niega a colaborar con la familia

El pedófilo Raymon Hewlett es el último sospechoso en el caso Maddie. El equipo de detectives que trabaja para los McCann se ha trasladado hasta Alemania, donde Hewlett, enfermo de cáncer, está ingresado en un hospital, para que se someta a una prueba de ADN. El diario británico The Mirror asegura que el sospechoso se ha negado a colaborar con la familia. Los detectives consideran que este paso es clave para avanzar en la investigación y determinar si estuvo en Praia da Luz cuando desapareció la pequeña.  
El ex policía que trabaja para Kate y Gerry McCann ha viajado hasta Aachen, Alemania, donde está ingresado Hewlett. El investigador no tiene potestad legal para conseguir la muestra de ADN y aunque confiaba en que este colaborase voluntariamente, el pedófilo se ha negado. Ni siquiera ha querido hablar con el detective.
Según el diario The Sun, el portavoz de los McCann, Clarence Mitchell, ha dicho que Hawlett ha negado toda participación en el secuestro de Madeleine. "Nuestros investigadores esperan que coopere para que puedan sacar la información necesaria para eliminarle de la investigación", ha dicho.
El detective, Dave Edgar, le ha pedido a Hewleet que colabore si no tiene nada que ocultar. "No hay ninguna acusación formal contra él, pero si él no hizo nada debería hablar. Su testimonio podría ser crucial", ha sentenciado. La compañera de Hewlett, Mariana, también ha rechazado hablar con Edgar y el otro agente, Arthur Cowley. Los detectives seguirán en Alemania intentando que su sospechoso cambie de parecer.
Según la información publicada por el diario The Sun, un portavoz de la policía de Aachen ha confirmado que el fiscal solicite la muestra de Hewlett en los últimos días.
La policía del condado de West Yorkshire también ha solicitado interrogarle en conexión con los hechos ocurrido en 1975. Además de haber cumplido condena por varios delitos sexuales contra otras niñas, el pederasta también está siendo investigado por la policía alemana por la muerte de su hijo, David.
La seguridad en el hospital se ha intensificado para impedir que Hewlett huya de nuevo, después de haber pasado varias décadas en la clandestinidad.