Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El último toro de Osborne catalán, otra vez en pie

La Germandat Catalana La Bandera Negra le serró las patas y lo tiraron por considerarlo un símbolo "españolista". Pero un grupo de amigos, entre 30 y 50 años, de Masquefa, acudieron a las cercanías de la A-2 donde se encontraba y lo volvieron a poner en pie. Se lo toman como una broma, pero siempre les gustó el símbolo.
Empleando dos grúas lo volvieron a clavar en el suelo con la ayuda de varios bloques de hormigón. Después, almorzaron tranquilamente a sus pies. Según explican, el astado era una figura que les llevaba acompañando toda la vida. Paseaban y le tenían siempre enfrente, así como cuando circulaban en coche de niños, que los iban contando.
En el pueblo hay división de opiniones. Unos no lo consideran un símbolo catalán. Otros, sin embargo, afirman que es bonito porque es un símbolo de España. Aunque no falta quien entiende que se trata de una pérdida de tiempo y una tontería.
La obra de un comunista
El toro de Osborne fue diseñado por la agencia publicitaria Azor en 1956. Concretamente, fue obra de Manolo Prieto, un destacado militante del Partido Comunista de España, que durante la Guerra Civil fue responsable de parte de la propaganda republicana en "Altavoz del Frente". Su famoso toro está considerado Patrimonio cultural y artístico de los pueblos de España. AGE