Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La ultraderecha alemana pone el grito en el cielo por una chocolatina

Comprar según qué chocolatina en Alemania ya no es un gesto inocente, por lo menos para el grupo de ultraderecha PEGIDA. Para estos antiislamistas, la marca de chocolates alemana más internacional nunca volverá a ser lo mismo. La razón: les han cambiado el envoltorio de siempre. El del niño blanco, rubio y de ojos azules, por este niño negro. Se trata de una campaña publicitaria de cara a la Eurocopa con fotos de algunos jugadores de la selección alemana de pequeños. Y como para estos extremistas de PEGIDA un alemán no puede tener raíces africanas, han respondido con campañas de odio en Twitter y amenzas de boicot. La asociación de fútbol declara que está orgullosa de ser un ejemplo de integración. Y la empresa chocolatera insiste: su campaña es completamente contraria al racismo y a la xenofobia. Todo un despropósito para aquellos que siguen pensando que la patria solo tiene un color, el blanco.