Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las gafas que se venden en mercadillos y tiendas de moda pueden causar daños oculares

Ahora que llega el verano, en los mercadillos de toda España es habitual encontrar puestos de gafas de sol. También tenemos dónde elegir en los bazares chinos, en el top manta o en las tiendas de moda. La ventaja: el precio, pero esas gafas nos pueden salir caras.  
Se trata de gafas que no están homologadas y, a pesar de eso, se venden sin problemas. Se importan muchísimas gafas de los países asiáticos. La mayoría de los españoles que usan gafas de sol no graduadas las cambian cada año ya que es un complemento muy ligado a la moda.
Si se observan los cristales de esas gafas por un aparato de optometría se ven manchas que son distorsiones. Los médicos coinciden que es mejor no llevar nada que llevar este tipo de gafas. Coinciden en que una exposición al sol con estas gafas puede provocar cataratas. Los especialistas recuerdan, además, que la salud visual en los más pequeños es especialmente vulnerable,  ya que antes de los 18 años reciben un 80% de la radiación dañina, y es a esa edad cuando el cristalino termina de formarse.
La principal causa de ceguera en los países civilizados son las lesiones asociadas a un exceso de radiación.  El 70% de las gafas que se compran en nuestro país se adquieren en mercadillos o en tiendas de moda. Sólo un 30% se compran en centros de óptica.