Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vicepresidenta de Cruz Roja ve "ínfima" la posibilidad de epidemia en España y reclama ayuda para África

Remarca la necesidad de formación pero admite que el riesgo de contagio "siempre existe"
La vicepresidenta de Cruz Roja Española, la doctora Manuela Cabero, ha tildado de "ínfimas" las posibilidades de una epidemia por ébola en España, mientras que ha hecho un llamamiento para recaudar fondos y aportar recursos "donde está el problema, en África occidental".
En rueda de prensa, Cabero, que ha regresado recientemente de Sierra Leona, donde Cruz Roja Española instaló un hospital para atender a los pacientes, ha alertado de que este virus va a dejar a estos territorios "tocados económica y socialmente para muchos años".
Así, ha señalado que cuando allí se detecta un paciente sospechoso de ébola y se les transmite este dictamen "se lo toman como una sentencia de muerte". A esto, ha añadido "la mortalidad añadida por otras enfermedades".
Por ello, ha hecho un llamamiento a la colaboración, después de que Cruz Roja haya solicitado 300.000 euros para reforzar su respuesta frente al ébola en África.
De su estancia en Sierra Leona, ha agradecido el apoyo de Médicos sin Fronteras y ha recalcado las horas de formación que recibieron para ponerse el traje de protección contra este virus. "Cuatro días, ocho horas diarias con formación, sobre todo para desvertirse".
Sobre el traje de protección, ha dicho que lo "más farragoso" es quitárselo. Con todo, ha admitido que "el riesgo de contagiarse siempre existe" pero que el objetivo con estas medidas formativas es "minimizar ese riesgo".
CASOS EN ESPAÑA
Sobre Teresa Romero y sobre si pudo haberse contagiado al quitar el traje, ha dicho desconocer el "entrenamiento" que tuvo la auxiliar de enfermería. Con todo, ha precisado que "los contagios son accidentales" y que el propio afectado "no se da cuenta".
En cuanto a la decisión de limpiar su vivienda y el entorno por el que ella se movió, Manuela Cabero ha considerado que "a veces hay que tomar medidas para paliar el miedo ajeno".
Por otra parte, sobre el caso de un enfermero de Cruz Roja detectado en Tenerife, se ha mostrado convencida de que la analítica que se la ha practicado dará "negativo", una vez que se envíen los análisis al Hospital Carlos III de Madrid. "Ha sido aislado y a día de hoy no tiene fiebre", ha remarcado.