Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La vida tras un trasplante de intestino

Cada tres meses hay revisión, es una rutina imprescindible para quienes han recibido un trasplante de intestino. Marc y su madre Laura han salido a las 6 de la mañana de Barcelona para Madrid. Fran y Candela, también hijo y madre llegaron a la capital de España desde Tenerife la noche anterior. El punto de coincidencia es la Unidad de Rehabilitación Intestinal del Hospital La Paz de Madrid, la única que existe acreditada en España para hacer trasplante intestinal a niños.
Voy al cole. Los martes y jueves a inglés; lunes y miércoles voy a natación con aletas y el viernes a sevillanas... Marc tiene 11 años y no se acuerda de cuando le operaron con sólo 2 años. Sabe muy bien que estar trasplantado requiere algunas precauciones. "Mis compañeros del colegio saben lo del trasplante -explica- , saben que cuando juegan al fútbol si me dan un balonazo en la barriga puedo tener problemas".
Muy cerca de la consulta donde Marc y su madre Laura pasan revisión están Candela y su hijo. Fran tiene 18 años y quiere, si su salud se lo permite, hacer Ingeniería Eléctrica, lo que su padre no pudo hacer. Le trasplantaron hace 2 años el intestino, después de intentar varios tratamientos sin éxito. "Merece la pena el trasplante -cuenta Fran- Estás tan mal que, cuando te empiezas a sentir bien, merece la pena lo mal que lo pasas después de la operación".
Las pruebas que se hacen Marc y Fran dan unos buenos resultados. Pueden volver tranquilos a casa. Son dos casos en los que el trasplante de intestino es un éxito. "El trasplante se realiza cuando no hay otra alternativa médica o quirúrgica -dice el doctor Manuel Gámez, cirujano pediátrico del Hospital La Paz- "Poder alimentarse de una manera normal repercute física y psicológicamente en el paciente. Tienen una muy buena calidad de vida".
Muchos de los problemas de fallo intestinal se resuelven alimentando al paciente por vía venosa, algo que además se puede realizar en la propia casa. Si ni siquiera eso es posible se recurre al trasplante. "El objetivo es que el paciente pueda alimentarse por sí mismo y de manera suficiente sólo por vía oral", apunta el doctor Gerardo Prieto, responsable médico de la Unidad de Rehabilitación Intestinal de La Paz, un centro hospitalario donde se hace 8 de cada 10 trasplantes intestinales en España, algunos de ellos multiviscerales.