Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un violador acepta por primera vez en España someterse a la castración química

Un preso ha aceptado iniciar el tratamiento farmacológico para inhibir los impulsos sexuales, según avanzó hoy la consellera de Justicia, Montserrat Tura, en rueda de prensa. Tura explicó que en septiembre se inició el proceso para identificar a los presos que cumplen el perfil. De entre ellos, unos 25 saldrán en prisión en los próximos 6 años, y 18 eran susceptibles de participar en el programa. Finalmente se lo ofreció a dos y uno de ellos aceptó.
La consellera explicó que todo está funcionando "según lo previsto". El preso ha iniciado el tratamiento psicológico y empezará a tomar los fármacos poco antes de su salida de prisión, dentro de unos dos años.
La iniciativa, conocida también como 'castración química' -que los expertos denominan tratamiento farmacológico coadyuvante en la intervención de los delincuentes sexuales- se aplica en aquellos con alto riesgo de reincidencia y podría realizarse en unos cuatro presos de cárceles catalanas cada año, según previsiones de Justicia.
Se trata de un método pionero en España y que no supondrá ningún beneficio penitenciario para los presos que deciden someterse al tratamiento, que siempre será voluntario.
Es imprescindible la colaboración del preso y sólo se aplicará a los delincuentes sexuales más peligrosos y con mayor riesgo de reincidencia.