Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'violador del chándal' niega ser el autor de las ocho agresiones sexuales que se le imputan

Durante el juicio, que ha comenzado esta mañana en la Audiencia Provincial coruñesa, el fiscal y las dos acusaciones particulares, que representan a las ocho víctimas, han pedido en total 127 años de prisión para Mayo, condenado ya en la década de los noventa a una pena 117 años por agresiones sexuales en León y Asturias de los que solo cumplió 12 años. 
La defensa, por su parte, ha solicitado la libre absolución al considerar que no existen pruebas suficientes para imputar a su cliente.
Así, el acusado ha sostenido que se encontraba en casa con su familia en el momento en que se cometieron los delitos que se le imputan. "La Justicia hasta ahora ha querido mirar para otro lado", ha argumentado el procesado, quien ha atribuido su imputación a sus antecedentes por violación, de los que ha dicho estar arrepentido.
Durante el proceso han prestado declaración, hasta el momento, dos de las ocho víctimas en una sala anexa sin contacto visual con el procesado. Ambas han coincidido al relatar los hechos en el 'modus operandi' del agresor. EPF