Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La violencia de hijos a padres, en aumento

La Fiscalía General del Estado alerta de un "preocupante" incremento de casos de violencia doméstica ejercida por los hijos adolescentes sobre sus progenitores, asegurando que en estas infracciones no hay distinción de clases sociales y, en su mayoría, los jóvenes que las cometen son reincidentes. Aconseja reaccionar con la máxima urgencia ante casos de acoso de menores a sus padres, casos que van en aumento año a año, pero que en el 2008 ha calificado de "preocupantes".
El acoso de hijos a padres no distingue entre clase sociales y suele ser ejercido por jóvenes reincidentes. Los progenitores que acaban denunciando a sus propios hijos buscan ayuda desesperadamente. Mientras los expertos hablan de los padres como pieza clave en la reeducación de estos violentos adolescentes. A pesar de estos casos de violencia en el entorno familiar propiciada por estos menores, donde no ha habido incremento es en los casos de bullying o acoso escolar gracias a la sensibilización de la opinión pública. Así se desprende del Informe Anual de 2008 del máximo órgano de fiscales, dado a conocer hoy con motivo de la apertura del Año Judicial. 
Sin embargo, indica que para estos supuestos no siempre es posible ni estaría justificado el internamiento del joven, ya que esta medida puede acabar deteriorando, "de manera irreversible", la relación de afecto paternofilial y puede "contaminar" la personalidad del menor y agravar el problema que padece de fondo. Por eso, la mayoría de las Secciones de Menores coinciden en que el recurso más adecuado para estos supuestos es la convivencia con grupo educativo, así como de la mediación interfamiliar e intergeneracional.
Falta de centros de menores
Otro aspecto que preocupa a los fiscales es la falta de centros adecuados y de una normativa precisa para atender a los niños con enfermedades psíquicas y con problemas conductuales, que hace que el tratamiento su tratamiento sea "particularmente problemático y complejo". Asimismo, denuncian deficiencias en centros tanto de protección de menores como de acogida de menores extranjeros no acompañados.
Castigos en beneficio de la comunidad
Los fiscales, creen que, en la medida en que lo permitan los recursos disponibles, los jóvenes menores de edad que cometan incidentes o infracciones graves, se promuevan como regla general que las prestaciones continúen teniendo preferentemente conexión con el bien jurídico lesionado, para de esa forma "fomentar durante la ejecución el proceso reflexivo del menor".  CGS