Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vanesa, aterrorizada por su expareja: "El día que le denuncié firmé mi sentencia de muerte"

Su ex pareja la torturó y le echó pegamento en la vagina. Hoy Vanesa ha recordado las peores cinco horas de su vida: "Me ataron, me pusieron una tela en los ojos, solamente les veía los pies. Me echaron un líquido, dicen que es pegamento". A la salida de los juzgados de Ponferrada (León), ha contado que la raptaron en la misma puerta de su casa. No se sabe si su ex pareja o algún cómplice, mienstras él esperaba en un coche. El agresor lleva una pulsera telemática, que emite una alerta cada vez que él quebranta la orden de alejamiento. Pero el lunes no funcionó. "lo primero que me dijo cuando me vio fue: '¿ves, reina? ninguna pulsera te va a proteger a tí o a tu hijo'". Según el juzgado, la pulsera no pitó porque ella se había dejado en casa, cargando, el receptor de la pulsera. Pero su abogada se queja de que el juez había dejado en libertad a Iván esa misma mañana. Porque él ingresa en prisión preventiva cada vez que ella le denuncia, pero en cuanto sale se salta la orden de alejamiento. Lo ha hecho hasta siete veces. Vanesa está aterrorizada, y pide que la protejan. "Va a cumplir su palabra. El día que le denuncié firmé mi sentencia de muerte". Está convencida de que ella puede ser la víctima número treinta y cinco de la violencia de género este año.