Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 10% de las visitas al dentista son causadas por el bruxismo, según un estudio

Cerca del 10 por ciento de las visitas al dentista están causadas por hipersensibilidad dental, dolor, dificultad al abrir o cerrar la boca y desgaste dental como consecuencia del bruxismo, según un estudio de salud bucodental elaborado por Sanitas. No obstante, la mayoría de los afectados desconocen tener este hábito ya que se produce de forma inconsciente y, principalmente, durante el sueño.
"Uno de los mayores problemas del bruxismo es que las personas que lo padecen no lo perciben hasta que experimentan síntomas como hipersensibilidad dental, desgaste, tensión muscular, dolor de oído, de cuello y de cabeza, además de dificultad o molestias para masticar, aumento de la movilidad dental e incluso insomnio", ha indicado la odontóloga de Sanitas Dental, Patricia Zubeldia.
El bruxismo es un hábito involuntario basado en apretar o rechinar los dientes que lo padece entre un 6 y un 8 por ciento de la población adulta y hasta un tercio de la población mundial. La causas están ligadas al estrés o ansiedad, así como a la maloclusión o inadecuada alineación de la mandíbula. Por ello, es necesaria la visita regular al dentista.
Respecto a las tipologías se distingue entre bruxismo diurno, que se manifiesta en situaciones de tensión psíquica o de concentración extrema, y bruxismo nocturno, asociado al que tiene lugar en el sueño y descarga la tensión acumulada durante el día.
"El paciente no suele ser consciente de que rechina o aprieta los dientes porque suele hacerlo, sobre todo, en determinadas fases del sueño como la fase REM; en algunos casos rechinan los dientes hasta 45 minutos seguidos", ha explicado la odontóloga.
PREVENCIÓN
En cuanto a los tratamientos, Patricia Zubeldia afirma que "la limitación radica en que solo pueden controlar los síntomas y no las causas del problema; sin embargo, existen tratamientos que reducen el dolor y previenen el daño dental".
Entre los tratamientos más frecuentes se pueden encontrar: férulas de descarga oclusales, que son unas placas removibles de varios milimetros que se colocan en una de las dos arcadas dentales para evitar el contacto entre ellas y prevenir el desgaste dental.
La fisioterapia con ejercicios de estiramientos y masajes se basa en ejercicios de estiramiento y masajes de músculos del cuello, hombros y cara, que contribuyen a relajar la musculatura de la masticación aliviando el dolor.
Existen tratamientos contra la ansiedad y el estrés, principalmente psicológicos, vinculados con hábitos de vida saludables como dormir mejor, yoga, dietas equilibradas o practicar ejercicio regularmente.
La reconstrucción de dientes desgastados mediante técnicas adhesivas, carillas o coronas, también es una solución que permite mejorar el estado de los dientes desgastados.
La última opción son los medicamentos dado que existen fármacos, como los relajantes musculares, que pueden reducir los síntomas pero deben estar prescritos por médicos u odontólogos.