Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Su yerno le mató, le cortó la cabeza y las manos y le tiró a un pantano en Castellón

El hombre, que se entregó ante el temor de ser descubierto, se encontraba desde que fue detenido en las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Castellón, y este jueves declarara ante el juez de Torrent, localidad donde residía la víctima y donde presuntamente se cometió el crimen. 
S.S.T., de 35 años y vecino de Albal (Valencia), fue detenido el pasado lunes tras presentarse en dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil de Valencia, acompañado de su abogado, y declararse autor de la muerte del padre de su compañera sentimental.
El suceso tuvo lugar el pasado 1 de junio, en el domicilio de la víctima, R.P.E., de 78 años, situado en Torrent (Valencia), cuando el detenido supuestamente le golpeó fuertemente en la cabeza y le causó la muerte por causas que se están investigando.
Posteriormente, tras decapitarle y cortarle las manos para evitar su identificación, lo trasladó en una furgoneta hasta el Pantano del Regajo, situado en Jérica (Castellón), en cuyas aguas arrojó el cadáver sujeto con cadenas a un lastre.
El presunto autor, al ver en los medios de comunicación que el cadáver había sido hallado y ante el temor de ser descubierto, decidió entregarse ayer a la Guardia Civil y contar detalladamente lo sucedido. La Guardia Civil, a partir de los datos facilitados, localizó en el término de Torrent (Valencia) enterradas la cabeza y las extremidades que le habían sido seccionados a la víctima.
Al parecer, el presunto asesino dice que mató a su yerno porque "abusaba sexualmente de su hija". Ésta mantuvo, hasta que se descubrió el cadáver, que su padre estaba con ella.
El cuerpo se encontraba a unos 10 metros de la orilla del pantano y estaba sujeto con una cadena a dos ladrillos, uno de ellos de hormigón, pese a lo que emergió lo suficiente para ser descubierto.
El pesunto asesino está pendiente de pasar a disposición judicial.