Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sostén-máscara antigas, el invento estrella de los premios Ig Nobel

El sujetador-máscara antigas, la investigación que prueba que las vacas con nombres producen más leches que las que no lo tiene o que crujir los nudillos no causa artritis. Así son los premios , otorgados por respetabilisimos profesores de la Universidad de Harvard, los inventos más absurdos e improbables que provocan la risa, pero son muy serios. Ig Nobel
Los irónicos galardones conferidos este jueves en EEUU provocan más de una carcajada, pero tienen su respaldo científico, como el trabajo de la ingeniera Elena Bodnar de Hinsdale, Illinois y sus colegas, quienes diseñaron y patentaron un sostén que rápidamente puede transformarse en un par de máscaras de gas, una para la usuaria y otra para algún necesitado.

Este, de la policía de Irlanda que consiguió el premio de Literatura, es de los más simpáticos. El cuerpo irlandés escribió más de 50 multas de tráfico a infractor llamado "Prawo Jazdy", que en polaco, significa "licencia de conducir".
El patólogo Stephan Bolliger y sus colegas de la universidad de Berna en Suiza fueron premiados por un estudio que hicieron para determinar si una botella vacía de cerveza hace más o menos daño al cráneo humano que una llena durante una pelea de bar.
"Ambas son suficientes para romper el cráneo humano. Sin embargo, las vacías son más solidas", explicó Bolliger en un correo electrónico. Esto se debe a que la presión de la cerveza, ayudada por la carbonación, permite que una botella llena explote más rápido.
El premio de Economía recayó en los gerentes de los bancos Kaupthing, Landsbanki, Glitnir y del Banco Central de Islandia "por demostrar que los bancos pequeños se pueden convertir rápidamente en enormes y viceversa".
Donald Unger de California fue honrado por su experimento, de por vida, en el que ha hecho tronar los nudillos de su mano izquierda por más de 60 años y nunca los de su derecha, para probar que hacer crujir los nudillos no causa artritis.
Otros ganadores fueron unos granjeros que demostraron que bautizar a las vacas provoca que produzcan más leche, los investigadores que usaron bosta de panda para descomponer la basura doméstica y un científico que calculó por qué las mujeres embarazadas no se caen.
Otros ganadores fueron unos granjeros que demostraron que bautizar a las vacas provoca que produzcan más leche, los investigadores que usaron bosta de panda para descomponer la basura doméstica y un científico que calculó por qué las mujeres embarazadas no se caen.