Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tatuador de la joven belga le pagará el borrado de las 56 estrellas de su cara

Kimberley Vlaeminck, la joven belga que saltó a la fama tras tatuarse 56 estrellas en el rostro y denunciar en un principio que el tatuador lo había hecho sin su consentimiento, ha llegado a un acuerdo con éste para que le abone los 3.000 euros que costará el borrado de los tatuajes.
El acuerdo, negociado entre los abogados de ambas partes, pone fin a tres meses de discusiones y de diferentes versiones de los hechos que tuvieron un gran impacto en los medios belgas y en Internet.
El tatuador, Rouslan Toumaniantz, ha aceptado hacerse cargo de los 3.000 euros que cuesta el tratamiento de borrado con láser de los tatuajes, según publica hoy el diario belga "La DerniÞre Heure".
Para eliminar todos las estrellas que cubren la parte izquierda de su rostro, la joven tendrá que someterse a 10 sesiones de láser con anestesia local, cada una separada un mes de la siguiente y con un coste de 300 euros, según fuentes de la clínica donde se realizará el tratamiento, citadas por el periódico.
La joven de 18 años denunció en junio pasado a su tatuador por supuestamente haber dibujado en su rostro 56 estrellas negras en lugar de las tres que ella había solicitado.
Según la primera versión de Vlaeminck, el tatuador aprovechó un momento en el que ella se había dormido para llevar a cabo el trabajo, algo que él negó en todo momento.
Más tarde, un canal de televisión holandés grabó unas declaraciones de la joven en las que se mostraba satisfecha con la sesión de tatuaje, aunque su padre "estaba muy furioso" por sus resultados.
Vlaeminck ha salido recientemente de una institución psiquiátrica en la que fue ingresada para seguir un tratamiento antidepresivo, y planea escribir un libro sobre su historia con la ayuda de un periodista, según el citado periódico belga.