Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Adictos al 'smartphone'?

Cada vez más dependientes de los smartphones.telecinco.es
Un nuevo estudio acerca del uso de 'smartphones' revela un gran aumento de la dependencia en Reino Unido. Los encuestados se confiesan en gran medida "adictos" a los terminales inteligentes, que usan en el baño, la cama o la mesa. Además, según el informe los usuarios de 'smartphones' hacen muchas más llamadas y envían más mensajes de texto que los usuarios de móviles corrientes.
Más de un cuarto de los adultos (27 por ciento) y casi la mitad de los adolescentes (47 por ciento) ahora poseen un teléfono inteligente en Reino Unido, según el último informe del Mercado de las Comunicaciones, realizado por Ofcom.

Los usuarios de 'smartphones' hacen muchas más llamadas y envían más mensajes de texto que los usuarios de móviles corrientes. Las cifras muestran un 81 por ciento de los usuarios de teléfonos inteligentes en comparación con el 53 por ciento de usuarios 'regular', como los denomina el estudio.

El informe también revela el creciente abandono de las actividades más tradicionales, especialmente los adolescentes, tras el impacto de los 'smartphones'. Un 15 por ciento de los jóvenes admitieron que leen menos libros.

Se está produciendo incluso de un gran aumento en la dependencia de los teléfonos inteligentes y sus posibilidades. Preguntados directamente sobre si se consideran "muy adictos" a los 'smartphones', un 37 por ciento de los adultos y un 60 por ciento de los adolescentes encuestados respondieron afirmativamente.
Hábitos de uso
El rápido crecimiento en el uso de los teléfonos inteligentes está cambiando la forma en que muchos usuarios, especialmente los adolescentes, actúan en sociedad.

La gran mayoría de usuarios de 'smartphone' (81 por ciento) lo tienen siempre encendido. Cuatro de cada diez adultos (38 por ciento) y adolescentes (40 por ciento) admiten el uso de su teléfono nada más despertarse. Más de la mitad (51 por ciento) de los adultos y dos tercios (65 por ciento) de los adolescentes aseguran que trastean con el teléfono mientras socializan con otras personas.

Casi una cuarta parte (23 por ciento) de los adultos y un tercio (34 por ciento) de los adolescentes los utilizan durante las comidas y más del 22 por ciento de los adultos y casi la mitad de los adolescentes admiten hacer uso del 'smartphone' en el cuarto de baño.

Los jóvenes son más propensos a utilizar sus teléfonos móviles en los lugares que los prohíben o piden mantenerlos apagados, como el cine o la biblioteca - con un 27 por ciento en comparación con el 18 por ciento de los adultos.

La investigación de Ofcom también concluye que la línea entre el trabajo y el tiempo social es cada vez más borrosa. El 30 por ciento de los usuarios de teléfonos inteligentes dicen que mantienen llamadas personales durante el tiempo de trabajo, algo más propenso en periodos vacacionales.

El estudio también ha analizado la popularidad de las aplicaciones o 'apps'. Un 47 por ciento de los encuestados se ha descargado alguna vez una aplicación, y los adolescentes son los más propensos a pagar por ellas, sobre todo juegos y música.

Mercado de comunicaciones
Este informe también analiza los cambios que han transformado el mercado de las comunicaciones durante la última década, en la que la mayoría de los hogares ya están conectados a Internet (25 por ciento en 2000, el 76 por ciento en 2011).

Nueve de cada diez personas poseen un teléfono móvil y uno de cada siete hogares ha decidido prescindir de línea fija, tendencia que aumenta progresivamente. En consonancia con el crecimiento de la telefonía, el número de minutos de voz móvil ha crecido un 250 por ciento durante la última década (de 35 mil millones a 125 mil millones por año).

La investigación también revela que por primera vez, más de la mitad (55 por ciento) de los ciudadanos de entre 65 y 74 años tienen acceso a Internet en casa, mientras que más de tres cuartas partes (77 por ciento) poseen un teléfono móvil.