Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplazan el retorno del Soyuz con un turista espacial a bordo por el cambio del lugar de aterrizaje

El turista espacial Charles Simonyi en el momento de subir a bordo de la nave rusa Soyuz TMA-14 en el Cosmódromo de Baikonur en Kazajistán, el pasado 26 de marzo. Simonyi, creador del editor de texto Word y Excel, voló a la Estación Espacial Internacional abordo de la Soyuz acompañando al cosmonauta ruso Guennadi Padalka y al astronauta estadounidense Michael Barrat. EFE/Archivotelecinco.es
El retorno de la nave rusa Soyuz con TMA-13 con dos astronautas y el turista espacial Charles Simonyi a bordo ha sido aplazado debido al cambio del lugar de aterrizaje, anunció hoy la corporación estatal RosAeroNavigatsia (RAN).
"Efectivamente, el aterrizaje ha sido aplazado del 7 al 8 de abril", informó una portavoz de RAN a la agencia Interfax.
La razón del cambio de lugar del aterrizaje es que se trata de una zona pantanosa, a la que no podría acercarse ningún helicóptero o vehículo para recoger a los tripulantes de la Soyuz a su regreso de la Estación Espacial Internacional (EEI).
La Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) estudia ahora posibles alternativas para el lugar de aterrizaje, previsto anteriormente para las 08.20 GMT del próximo martes.
Tradicionalmente, las Soyuz regresan a la Tierra en las estepas de Kazajistán, donde también se encuentra el cosmódromo de Baikonur, alquilado por Rusia para los lanzamientos espaciales.
En la Soyuz TMA-13 regresarán Simonyi y los integrantes de la expedición número 18 de la plataforma orbital: el comandante de la tripulación, el astronauta de la NASA Michael Fincke, y el ingeniero de a bordo, el cosmonauta ruso Yuri Lonchakov.
Simonyi, que pagó 35 millones de dólares por viajar por segunda vez a la EEI, es el último turista espacial que viajará a la plataforma hasta que se construya una nueva Soyuz especialmente con ese fin.
Entre otros experimentos, durante los diez días de estancia en la estación, el magnate informático estadounidense Simonyi trazó un plano de la contaminación radiactiva del ingenio espacial.