Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca el proyecto ORISON para el estudio del cosmos desde globos estratosféricos

El proyecto europeo ORISON, coordinado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía, ha iniciado su estudio del cosmos con un 'acercamiento' a la lluvia de estrellas de las Líridas, el pasado 22 de abril. La principal innovación de este proyecto es que se realizan las observaciones desde la estratosfera mediante instrumentación en globos.
La atmósfera proporciona soporte vital a la Tierra y la protege de radiaciones dañinas o de impactos de pequeños asteroides, pero supone un obstáculo para la mayoría de las observaciones astronómicas. Teniendo en cuenta que la mayor parte de los efectos perjudiciales para la observación se producen en los primeros veinte kilómetros desde el suelo, el equipo de ORISON ha decidido usar globos estratosféricos como una opción eficaz y mucho menos costosa que el lanzamiento de satélites.
"Como parte del proyecto, se van a realizar varios vuelos preparatorios y divulgativos para explorar las posibilidades de esta técnica en su versión de más bajo coste", según ha señalado el coordinador de la misión, José Luis Ortiz.
El primero de ellos fue el realizado con motivo de la lluvia de estrellas de las Líridas, que se caracteriza por su baja actividad pero por una producción muy importante de grandes meteoros (bólidos) que pueden llegar a depositar meteoritos.
Los expertos han indicado que el estudio de lluvias de estrellas resulta "fundamental" ya que puede revelar la presencia de objetos potencialmente peligrosos y no detectables desde telescopios --como el caso del bólido de Chelyabinsk (Rusia), que produjo importantes daños personales y materiales--, o que pueden dañar la instrumentación situada en órbita.
De hecho, el telescopio espacial Hubble y los satélites Landsat 5 u Olympus 1 ya han sufrido pequeños o grandes daños debidos a meteoros o basura espacial.
Este primer vuelo divulgativo de ORISON permitió grabar por primera vez, en alta definición y en color, un bólido desde la estratosfera, lo que demuestra la viabilidad de esta técnica para la obtención de valiosos datos científicos mediante técnicas pioneras y con presupuestos muy reducidos.
UNA TÉCNICA MUY VERSÁTIL
La observación desde la estratosfera permite estudiar fenómenos como las lluvias de estrellas desde una perspectiva única, justo desde la capa de la alta atmósfera en que se produce el fenómeno. También permite estudiar otros fenómenos de la alta atmósfera, como las descargas luminosas eléctricas superatmosféricas, o en la propia superficie, como la proliferación de la contaminación lumínica.
"Sin embargo, es en el terreno de la astrofísica en el que este tipo de observaciones pueden producir un mayor beneficio. Particularmente interesante puede ser su aplicación al estudio de planetas fuera de nuestro Sistema Solar mediante la técnica de tránsitos, al estudio de anillos alrededor de cuerpos del Sistema Solar, o a la detección y estudio de objetos transneptunianos, entre otros" ha concluido Ortiz.