Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Asociación Española de Videojuegos celebra una operación policial contra el pirateo de consolas

La Asociación Española de Videojuegos (AEVI) ha celebrado una operación de la Policía Nacional contra el pirateo de videoconsolas que concluyó el pasado 14 de julio con el desmantelamiento de tres laboratorios en Sevilla, Valencia y Alicante donde se fabricaban dispositivos electrónicos para piratear plataformas de juego.
A través de un comunicado de la organización, su presidente, José María Moreno, ha lamentado que "la piratería dificulta a la industria su consolidación, con la generación de empleo y la captación de talento asociada a ello". Precisamente, el proceso se inició gracias a las denuncias de la propia AEVI tras detectar estos productos ilícitos en varios portales de internet destinados a la compraventa de bienes de particulares.
La operación de la Policía se desarrolló en las ciudades de Sevilla, Valencia y Alicante, y se saldó con la detención de tres personas acusadas de un presunto delito contra la propiedad intelectual. Las autoridades llevaron a cabo cinco registros e intervinieron más de 1.150 tarjetas R4, que suprimían las medidas técnicas de seguridad para hacer uso de juegos ilegales en la consola portátil Nintendo 3DS.
Además, los detenidos ofrecían tarjetas de memoria microSD que contenían entre 100 y 300 juegos piratas y un DVD con juegos intercambiables, que se vendían junto a los neuralizadores a través de internet.
De acuerdo con los datos del Observatorio de la Piratería, publicado por la Coalición de Creadores, solo durante 2016 se produjeron 223 millones de accesos ilegales a videojuegos por valor de 5.608 millones de euros y un lucro cesante de 247 millones de euros. En ese sentido, Moreno ha reconocido la necesidad de "poner en valor las aportaciones de los creadores de videojuegos y aplicar de forma eficaz la normativa existente".