Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Assange prevé su salida de la embajada ecuatoriana dentro de seis meses o un año

Julian Assange prevé que tendrá que esperar de seis meses a un año para poder salir de la embajada de Ecuador en Londres. Además, espera que el tribunal de Suecia falle en su contra, según afirmó en una entrevista realizada el pasado jueves.
El ex-pirata informático ha estado refugiado en la embajada durante más de dos meses, tratando de evitar su envío a Suecia para ser interrogado sobre las acusaciones de violación y agresión sexual. Mientras ha desencadenado una gran disputa diplomática entre el Reino Unido y Ecuador.
Las conversaciones sobre el destino de Assange se reanudaron esta semana y el gobierno de Ecuador afirma sentirse optimista sobre un posible acuerdo con Gran Bretaña. Este resultaría en que el acusado nunca sería extraditado desde Suecia a Estados Unidos.
Ecuador le concedió asilo a principios de este mes, asegurando que comparte sus temores de que podría enfrentarse a cargos en Estados Unidos, por la publicación en 2010 de miles de cables secretos diplomáticos del país en su web WikiLeaks.
"Creo que la situación se resolverá a través de la diplomacia... el gobierno sueco podría abandonar el caso. Creo que este es el escenario más probable", dijo Assange en una entrevista en la televisión Gama de Ecuador. "Creo que esto se revolverá de seis a doce meses", dijo en la entrevista grabada a principios de esta semana, dentro de la embajada.
Gran Bretaña dice que está legalmente obligada a extraditar a Assange a Suecia y que no permitirá que el australiano de 41 años de edad salga de la embajada y viaje al país sudamericano.
Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores de Ecuador, Ricardo Patiño, aseguró este miércoles que era optimista sobre que el Gobierno británico se comprometa por escrito a que Assange no sea enviado a ningún tercer país desde Suecia.
Ecuador ha dicho que si Assange recibe esas garantías, entonces reduciría la oferta de asilo y entregaría a Assange a los fiscales suecos. Cuando en la entrevista le preguntaron a Assange si así viajaría a Suecia, no contestó directamente.
"En algún punto, si el camino se aligerara ... no sería correcto que me mantuviesen en la cárcel (en Suecia), sin cargos". No mencionó las denuncias de violación y abuso sexual presentadas contra él por dos colaboradoras de WikiLeaks en 2010.
Una amenaza velada del Gobierno británico para entrar en la embajada y detener a Assange enfureció al presidente de Ecuador, Rafael Correa. Pero el líder izquierdista dijo la semana pasada que la amenaza había sido levantada y consideraba el hecho un "incidente desafortunado".
Además, el vicepresidente de Ecuador, Lenin Moreno, se reunió con el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, este miércoles. Aún así cualquier acuerdo parece que va a llevar tiempo.
"Teniendo en cuenta la posición de Ecuador de asilo diplomático y nuestra posición legal muy clara, tal solución no está a la vista en este momento", declaró Hague a la BBC el jueves.