Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blue Origin consigue por cuarta vez el aterrizaje de su cohete reutilizable

La compañía aeroespacial estadounidense Blue Origin ha vuelto a completar con éxito el aterrizaje de su cohete reutilizable, llamado New Shepard. Se trata de la cuarta vez que lo consigue.
El director ejecutivo de la empresa, Jeff Bezos, ha narrado en Twitter este logro, que también se retransmitió en vivo a través de Internet. Bezos apunta que el cohete se posó sobre la tierra en un "impecable" aterrizaje vertical.
Concretamente, el cohete aterrizó en la base de lanzamiento de Texas a las 16.44 horas (hora peninsular española) con la ayuda de un paracaídas tras elevarse unos 100.000 metros en el aire. En el proceso, el cohete llegó hasta el límite entre la atmósfera y el espacio, en donde liberó una cápsula antes de regresar para el aterrizaje controlado.
Para ello, el vehículo enciende sus motores de nuevo a unos 1.500 metros, frenando su descenso a una velocidad de ocho kilómetros por hora para, luego, desplegar el tren de aterrizaje.
Se trata de la cuarta vez que el cohete ha aterrizado con éxito en posición vertical tras haber subido hasta el espacio. La hazaña se llevó a cabo por primera vez en noviembre y se repitió en sendos lanzamientos de prueba en enero y febrero.
Uno de los principales objetivos de este lanzamiento era ver si la cápsula aún podía aterrizar con seguridad si una de las tres cuerdas de su paracaídas fallara, un hecho que se ha comprobado como posible.
Con este proyecto, Blue Origin está tratando de reducir los costes de los viajes espaciales mediante el desarrollo de cohetes reutilizables para impulsar cápsulas tripuladas al espacio suborbital. Y no es el único, ya que sus avances van paralelos a las investigaciones de SpaceX, empresa propiedad del magnate Elon Musk, que está intentando llevar a cabo el mismo objetivo. En el caso de SpaceX se intenta aterrizar el cohete sobre una plataforma en el mar.