Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Boeing vuelve a aplazar las pruebas del primer vuelo del 787 Dreamline

Se esperaba que, tras los sucesivos retrasos, los clientes de Boeing recibieran el nuevo modelo en el primer trimestre de 2010. EFE/Archivotelecinco.es
La compañía aeronáutica estadounidense Boeing anunció hoy que retrasará las pruebas del modelo 787 Dreamliner, previsto para finales de este mes, debido a que necesita reforzar un lado del armazón de la aeronave.
La compañía indicó en un comunicado que esta necesidad fue detectada durante una de las pruebas estáticas que realizan habitualmente con el avión.
Aunque en un principio barajó continuar con la fecha prevista con una reparación temporal, después de realizar nuevas pruebas, la compañía tomó la decisión final de aplazar el vuelo.
El presidente y consejero delegado de Boeing Commercial Airplanes, Scott Carson, indicó que un equipo de expertos ya ha identificado varias posibles soluciones.
"Se tuvo en cuenta una solución temporal que nos permita volar en la fecha prevista, pero finalmente llegó a la conclusión de que lo correcto es desarrollar, diseñar, probar e incorporar una modificación permanente al área localizada que requiere refuerzo", subrayó.
El vuelo estaba inicialmente planeado para finales de 2007, pero un problema de producción y una huelga laboral desencadenó una serie de retrasos.
El impacto que puede tener este nuevo retraso en las entregas de las aeronaves comprometidas se reflejará en el informe de resultados correspondiente al segundo trimestre, que la compañía publicará el próximo mes de julio.
Se esperaba que, tras los sucesivos retrasos, los clientes de Boeing recibieran el nuevo modelo en el primer trimestre de 2010.
Boeing indicó que la fecha definitiva la anunciará en unas semanas, aunque no especificó cuándo.
El 787 es el último modelo de Boeing desde que introdujo el 777 hace más de una década.
El nuevo avión es más ligero, está diseñado con piezas de carbono y además está preparado para hacer un uso del combustible más eficiente.
La compañía asegura que el problema no está relacionado con la elección de los materiales y añadió que las modificaciones estructurales de este tipo no son raros con los nuevos modelos.