Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas aprueba con condiciones la compra del operador belga Base por parte de Liberty Global

La Comisión Europea ha aprobado este jueves la adquisición del operador móvil belga Base por parte de Telenet, filial de la operadora de cable estadounidense Liberty Global, aunque la autorización está condicionada a la implementación de una serie de compromisos para asegurar la competencia efectiva en el mercado de Bélgica.
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, ha subrayado en un comunicado que el Ejecutivo comunitario se ha asegurado de que la fusión "no revierta la tendencia decreciente de precios en Bélgica" y ha destacado que para mantener una competencia "sana" en el mercado, las dos firmas venderán parte de su base de consumidores a un nuevo operador virtual.
En concreto, Base se ha comprometido a vender su participación en el operador virtual Mobile Vikings a Medialaan, así como a transferir parte de su base de consumidores al mismo operador Actualmente, Base y Medialaan tienen un acuerdo bajo el cual el primero tiene permiso para vender servicios móviles con la marca JIM Mobile, que pertenece a Medialaan. De mismo modo, Liberty Global tendrá que transferir a sus clientes de la marca JIM Mobile a Medialaan.
Bruselas estima que sin estos compromisos, la transacción, que asciende a 1.325 millones de euros, podría haber reducido significativamente la competencia, así como haber provocado un incremento de los precios y una menor posibilidad de elección para los consumidores del país.
Además, el Ejecutivo comunitario también ha investigado la posibilidad de que Liberty Global excluyera a competidores del mercado al agrupar servicios fijos y móviles. No obstante, ha concluido que estas preocupación no está justificada al considerar que la adquisición no va a alterar la estructura del mercado.
Por último, la Comisión Europea ha examinado si la compra habría empeorado el acceso a las condiciones del mercado al por mayor de operadores virtuales. En este sentido, Bruselas considera que los incentivos de Base y Liberty Global garantizan que el acceso a la red no cambie con la fusión.