Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CNMC propone añadir principios de neutralidad tecnológica en la normativa de despliegue de redes

Considera que el uso de tubos para cables en las fachadas "encarece y demora" el despliegue de los operadores
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha propuesto añadir los principios de "neutralidad" tecnológica y "no discriminación" en el proyecto del Real Decreto que define la normativa técnica para el despliegue de redes.
Este proyecto incluye una parte que se refiere al objeto y ámbito de aplicación de la norma y otra que contiene los parámetros técnicos para garantizar el funcionamiento de las redes y servicios. Además, en una disposición adicional se establece que la normativa elaborada por las administraciones públicas que afecte al despliegue de redes y los instrumentos de planificación territorial deben adaptarse a los parámetros técnicos establecidos mediante el Real Decreto en el plazo de un año.
Así, en su informe al proyecto de Real Decreto, el organismo presidido por José María Marín Quemada ha indicado que a los principios ya aludidos en la normativa sería "conveniente" añadir los de neutralidad tecnológica y no discriminación.
Actualmente, en la disposición adicional del proyecto de Real
Decreto se incluyen los principios de necesidad, proporcionalidad, seguridad jurídica, transparencia, accesibilidad, simplicidad y eficacia.
Para el regulador, los despliegues de redes de comunicaciones electrónicas se producen en un contexto de "libre competencia" y las normas que pueden afectar a los despliegues deben respetar los principios mencionados y "no favorecer a tecnologías o agentes concretos".
Por otra parte, el organismo regulador sugiere que se retire la obligación de usar tubos para acoger y proteger los cables tendidos por la fachada de los edificios al considerar que la medida supone una "carga excesiva" por los inconvenientes que ocasionará a los operadores que están desplegando redes de acceso.
TUBOS PARA ACOGER CABLES EN FACHADAS
Para la CNMC, la instalación de tubos conlleva "mayores dificultades" operativas y de gestión así como inversiones adicionales y, por tanto, "encarece y demora" el despliegue de los operadores.
Asimismo, el regulador recuerda que los cables que se instalan en fachada ya disponen de cubiertas externas de polietileno que garantizan el aislamiento y protección necesarios, haciendo innecesaria la inclusión de un nivel adicional de protección.
La CNMC propone además recomendar con carácter general la subconductación de los conductos. En este sentido, el organismo regulador indica que esta práctica resulta especialmente útil en redes de nueva generación (NGA) basadas en tecnología de fibra hasta el hogar (FTTH), donde la instalación de un único cable en cada conducto supondría una gestión muy ineficiente del espacio.