Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ni Castas Ni Puras 2.0: Un musical a la carta lleno de risas aseguradas

Un show de dos travestis y un menú de musicales a la carta es la mezcla explosiva que nos propone Ni castas ni puras 2.0, un musical ameno, divertido, gamberro y sobre todo, donde las risas están aseguradas una vez que se levanta el telón... Parte fundamental en el espectáculo, el cual nos irá desvelando los tres micromusicales que el público haya elegido antes de que disfrutemos del espectáculo.
Castigo y Puri, Puri y Castigo, el orden de los factores no altera el producto de este teatro interactivo y en el que veremos como estas dos artistas en alza (o más bien a la baja), se adueñan del teatro del cual no han pagado ni el alquiler y mucho menos la luz (y no, no hablamos del Teatro Quevedo donde se realiza la función).
Sin desvelar mucho del contenido, destacamos la hilaridad con la que los micromusicales que el público ha elegido, encajan a la perfección en la historia central de las travestis Castigo (Miguel Ángel Jiménez) y Puri (Julián Salguero), las cuales no se rinden en su sueño de ser dos grandes estrellas (aunque ellas lo son) y también conocer su particular familia artística, al teclista enamorado que realiza la música en directo del musical (Jorge Toledo) y a una particular espía rusa y una chica al que se le ha comido la lengua el gato. Dúo compuesto por Verónica Polo y Laura Castrillón.
La historia principal nos muestra que todo se puede conseguir si te lo propones y que ha que poner buena cara al mal tiempo, algo que nos hace falta en los días que corren mientras que en las otras pequeñas historias, el amor se muestra en diversas y ricas facetas.
Risas aseguradas es lo que consiguen sin duda el dúo protagonista, donde tienen bien aprendido que al estar el teatro, la improvisación es una de sus buenas bazas y que si sale algo mal, con humor se arregla todo. Vamos el mejor plan para pasar los sábados a las 23:00 hrs en el Teatro Quevedo.