Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China prueba con éxito una nueva cápsula espacial tripulable

La agencia espacial china (CNSA) ha realizado con éxito el vuelo inaugural de su nuevo cohete espacial Larga Marcha 7 y de un prototipo de cápsula tripulable.
Según un comunicado del China Manned Space Engineering, el lanzamiento se produjo el 25 de junio desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la Isla de Hainan, al sur del país.
Después de un vuelo que duró 603 segundos, las cargas útiles se separaron del cohete y se introdujeron en una órbita elíptica con un perigeo de 200 kilómetros y un apogeo de 394 kilómetros. El prototipo de cápsula tripulable regresó amortiguado en su aterrizaje por un gran paracaídas. Fue recuperado el 26 de junio en Mongolia interior.
El vehículo de lanzamiento Larga Marcha 7 está diseñado para lanzar naves espaciales de carga para el programa espacial tripulado de China. Se compone de una unidad central de dos etapas y de cuatro motores propulsores. El vehículo tiene una altura total de 53,1 metros, una masa de despegue de 597 toneladas métricas. Es capaz de enviar 13,5 toneladas de carga útil a la órbita terrestre baja.
Entre las próximas pruebas previstas figuran el uso de tecnología de nuevas cargas útiles de demostración, como el modelo a escala de una cápsula polivalente de reentrada.