Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos de la UCM descubren las condiciones "óptimas" para convertir aceite de fritura en biodiesel para el coche

Un equipo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) asegura haber hallado las condiciones "óptimas" para la producción de biodiesel apto para coches diesel a partir del aceite de fritura, según ha indicado la universidad.
El equipo, liderado por el catedrático de ingeniería química Jose Aracil, ha publicado un artículo en la revista 'Fuel' en el que ponen de relieve que, para ser apto para transformarse en biodiesel de calidad suficiente, la acidez del aceite de fritura no debe ser superior al 2%. "Por encima del 2% no se puede conseguir un biodiésel que cumpla las especificaciones europeas", explica.
En este sentido, destacan que, para la producción de combustible, los mejores aceites de fritura son aquellos que se han usado menos veces. Cuanta más veces ha sido reutilizado, mayor es su índice de oxidación y peor es la calidad del biodiesel que se puede producir con él, según señalan.
Ahora, de cara al proceso de transformación, señalan que "el máximo nivel de pureza" lo consiguieron cuando realizaron las reacciones químicas a temperaturas de 30 grados y con una concentración de catalizadores (sustancias que aceleran los procesos químicos) del 0,8%.
Según los investigadores, lo más relevante de los resultados que han obtenido consiste en haber averiguado que "basta con medir el grado de acidez" de un aceite para saber si será apto para la producción de biodiesel.
"El biocombustible, producido en una planta piloto instalada en el laboratorio Diseño, Optimación y Escalado de Procesos Industriales de la UCM, podría utilizarse como combustible para vehículos con motor diésel al cumplir los parámetros que establece la norma comunitaria. Los de peor calidad se emplean para grandes motores, como los del transporte marítimo", según explican los responsables de la investigación.