Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Científicos descubren centenares de galaxias ocultas tras la Vía Láctea

Un equipo internacional de científicos ha descubierto un centenar de galaxias cercanas que se encontraban ocultas tras la Vía Láctea. Según han explicado, el trabajo ha conseguido arrojar luz sobre una misteriosa anomalía gravitacional, conocida como el 'Great Attractor', y que era la que mantenía escondidos estos objetos.
A pesar de estar a sólo 250 millones de años luz de la Tierra --muy cerca en términos astronómicos-- las nuevas galaxias estaban fuera de visión desde la Tierra. Para su hallazgo, los astrónomos han usado el radiotelescopio Parkes de CSIRO, equipado con un receptor innovador que permite observar a través de las estrellas y el polvo de la Vía Láctea, en una región inexplorada del espacio.
El trabajo, que ha sido publicado en 'Astronomical Journal', puede ayudar a explicar el fenómeno 'Great Attractor' y la región que abarca. Por el momento, se sabe que su fuerza gravitacional es la causante de parte del 'dibujo' de la Vía Láctea, además de arrastrar hacia él cientos de miles de otras galaxias. Su anómala fuerza gravitacional equivalente a un millón de millones de Soles, según los científicos.
El autor principal, el profesor Lister Staveley-Smith, ha explicado que su equipo ha encontró 883 galaxias, un tercio de las cuales nunca se habían visto antes. "La Vía Láctea es muy bonita, por supuesto, y es muy interesante estudiar nuestra propia galaxia, pero bloquea completamente la vista de las galaxias más distantes que se encuentran tras ella", ha señalado.
Staveley-Smith ha indicado que los científicos han tratado de llegar al fondo del misterioso fenómeno 'Great Attractor' y de sus grandes desviaciones de expansión universal, que fueron descubiertas por primera vez en los años 1970 y 1980. "No entendemos realmente lo que está causando esta aceleración gravitacional en la Vía Láctea", ha reconocido el investigador.
En este sentido, ha explicado que se sabe que en esa región hay algunas colecciones muy grandes de galaxias, conocidas como clusters o supercúmulos, y que "toda la Vía Láctea se está moviendo hacia ellos a más de dos millones de kilómetros por hora".
NUEVAS ESTRUCTURAS DEL UNIVERSO
La investigación identificó varias nuevas estructuras que podrían ayudar a explicar el movimiento de la Vía Láctea, incluyendo tres concentraciones de galaxias (nombradas como NW1, NW2 y NW3) y dos nuevos grupos (llamados CW1 y CW2).
Otro de los responsables del estudio, Renée Kraan-Korteweg, ha tratado de mapear la distribución de estas galaxias escondidas detrás de la Vía Láctea durante décadas. Para ello, ha utilizado una serie de técnicas y las observaciones de radio que, según ha apuntado, son las que realmente han permitido la visión a través de la capa gruesa de polvo y estrellas.
"Una galaxia contiene un promedio de 100.000 millones de estrellas, por lo que encontrar cientos de nuevas galaxias ocultas detrás de los puntos de la Vía Láctea, es una gran cantidad de masa de la que no se sabía nada hasta ahora", ha reconocido.